Zarautz ’12 – 48 horas para romper la rutina

Este no es un diario de viaje al uso, con sus capítulos y sus montañas de texto. Más bien se trata de un homenaje a los dos días de relax absoluto que pasamos en Zarautz, con la única intención de descansar de la rutina y de disfrutar de una de las playas más bonitas del mundo.

La escapada surgió de improviso: Edu tuvo que hacer unos turnos que no le correspondían en el trabajo, y a cambio le dieron dos días libres (unidos a que el anterior trabajaba por la mañana y el siguiente por la tarde). Como no habíamos tenido verano (ya que hemos estado ahorrando para los viajes de otoño), decidimos ir a un sitio de playa, un lugar que ya conociéramos para evitar la tentación de pasarnos el día entero viendo cosas. El sitio elegido fue, como ya hemos dicho, Zarautz. Nos alojaríamos en el Gran Camping Zarautz, que fue nuestra base en el viaje al País Vasco de cuatro años antes. Un enclave perfecto, en medio de una montaña, con vistas como las de la fotografía de abajo a la derecha.

Zarautz Zarautz
Sigue leyendo

Aparcar en Bilbao

Hoy vamos a hablar de Bilbao, una de las ciudades más sorprendentes de toda Europa. Lejos quedan los tiempos en los que era sinónimo de un lugar gris y puramente industrial, pues en la actualidad se trata de uno de los enclaves con más posibilidades culturales y gastronómicas del norte de España. Precisamente, el gran aumento del turismo que ha experimentado en los últimos años ha agravado uno de sus grandes problemas: el exceso de coches. Por eso, en este post queremos enseñaros distintas posibilidades para aparcar en Bilbao, ya sea gratisde pago. Diferentes opciones con las que esperamos haceros más fácil la visita a una de nuestras ciudades favoritas.

Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo XVI: Último día en Lekeitio (Día 14)

El último día no hicimos otra cosa que recoger el campamento, previa limpieza de tienda, hornillo y mesa. Sin embargo, queríamos destacar la huella que dejamos en el camping. Por un lado, la foto de la izquierda: que nadie se asuste, no es una señal extraterrestre ni nada por el estilo. Es la huella que dejó nuestra tienda en el césped -viéndola así parece que hemos dormido en una nave espacial-. Por otro lado, la mancha de la derecha en el césped también tiene mucha miga, pero, como decían en La Historia Interminable, eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión. Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo XV: Isla de San Nicolás y más Lekeitio (Día 13)

Lo dicho, en nuestro penúltimo día de vacaciones nos apetecía descansar y pasar un día playero. Como hicimos en nuestro primer día en Lekeitio, aparcamos a las afueras y en 5 minutillos ya estábamos sin zapatillas sintiendo la arena de la playa entre los dedos de los pies. Enfrente del pueblo está la Isla de San Nicolás, a la cual se puede llegar a través de un pequeño camino de piedras cuando hay marea baja. Es un fenómeno de lo más peculiar, pues cuando la marea está baja Lekeitio tiene una playa enorme que llega hasta la isla, y cuando está alta nadie se atrevería a ir nadando hacia la isla

Es divertido, porque al bajar la marea tanto se forman pequeñas piscinas en las cuales juegan los niños pequeños. También surgen de la nada pequeños tesoros, como alguna pequeña embarcación hundida o pequeños riachuelos.

Pais Vasco 181 Pais Vasco 182

Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo XIV: Bermeo, Mundaka y alrededores (Día 12)

No solo no dejábamos de hacer excursiones, sino que cada día que pasaba estas eran más físicamente exigentes. En los últimos días empezamos dando paseos por un par de pueblos, para luego ir a ver una ciudad enorme y por último andar horas y horas por un monte, pero a pesar de ello esta nueva mañana nos levantamos con ganas de más y nos fuimos a ver Bermeo, Mundaka, San Juan de Gaztelugatxe y el Cabo de Matxitxako.

Pues eso, nuestra primera parada fue Bermeo, otro pueblo con origen pesquero en el cual todo lo relacionado con la pesca en el Cantábrico es poco menos que tradición (a veces incluso leyenda). Este enclave si que tenía algo más de turismo, y debido a ello hay un aparcamiento en la zona alta que te permite ver la ciudad perfectamente, pues está a un minuto del casco histórico. La primera toma de contacto con la parte vieja de Bermeo fue de la mano de una plaza en la que se enmarcan la Iglesia de Santa María de la Asunción y la Casa Consistorial. El ayuntamiento no hizo sino confirmar que la mayor parte de estos edificios tiene una estructura similar: fachada sobria, arcada en la parte inferior y en ocasiones un pequeño frontón en su interior.

Pais Vasco 155 Pais Vasco 156

Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo XIII: Gernika y Bosque de Oma (Día 11)

Un día nuevo y otra excursión más. En este caso la localidad elegida fue Gernika-Lumo, conocida por la cantidad de injusticias que ha sufrido a lo largo de la Historia y por, una vez tras otra, haber sabido recuperarse y salir adelante. La distancia en coche no es tan grande como la que hicimos a Bilbao el día anterior, pero tres cuartos de hora en la carretera no nos los quitó nadie.

Plano de GernikaTras una pequeña visita a la Oficina de Turismo para obtener mapas y folletos fuimos a ver el edificio más representativo de la ciudad: la Casa de Juntas. Si queréis ver un plano del edificio y sus jardines (os será muy útil tener el plano si visitáis Gernika), pinchad en la imagen de la derecha. La historia del edificio se remonta a casi los primeros pobladores de la localidad, y es difícil describirla en unas pocas líneas. Básicamente es un edificio que recoge la tradición de que las Juntas Generales de Vizcaya se reuniesen históricamente bajo un roble que está alrededor del mismo. Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo XII: Bilbao y Portugalete (Día 10)

Nuestro décimo día de viaje lo empleamos en ir a ver Bilbao, una de las ciudades más importantes de la Península Ibérica, la cual se halla en pleno proceso de cambio, quizá no tanto real como de imagen. La ciudad gris que antaño se presuponía ha dejado paso a otra llena de color, fomentada por edificios tan futuristas como los que fuimos a ver.

Aparcar en Bilbao es complicado, aunque el tráfico no es tan cargante como el de otras ciudades como Madrid, Barcelona o Granada. En este caso optamos por dejar el coche a las afueras, a pesar de que tuvimos que andar 15 minutos, ya que así nos ahorramos el parking -algo que agradeció nuestro apretado presupuesto, que a estas alturas del viaje ya empezaba a tiritar-. Aun así pronto pasamos por una zona “aristocrática”, con grandes edificios entre los que cabría destacar, por ejemplo, la Universidad de Deusto.

Pais Vasco 121 Pais Vasco 122 Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo XI: Ea y Elantxobe (Día 9)

Una vez hicimos el cambio de camping, y siguiendo las indicaciones que nos dieron en la Oficina de Turismo de Lekeitio, empezamos a hacer excursiones de nuevo. Todavía había cansancio acumulado, por lo que por la mañana estuvimos bastante tranquilos -con playita y haciendo algunas compras- y ya por la tarde nos fuimos a ver un par de pueblos.

El primero de ellos fue Ea, el lugar con el nombre más corto del mundo (según el libro Guiness, claro). El sitio es precioso, muy pequeño y con poca -al menos a primera vista- afluencia de turistas. Al igual que en Lekeitio había un parking cercano a la zona centro, por lo que dejamos allí el coche y fuimos a parar, casi sin querer, a una plaza en la que había dos edificios preciosos: la Iglesia de Nuestra Señora de Jesús y la Iglesia de San Juan. El problema es que ambos estaban cerradas, y según los paneles informativos los interiores son muy bonitos, pero tuvimos que conformarnos con disfrutar de sus atractivas fachadas.

Pais Vasco 107 Pais Vasco 108

Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo X: Paseo por Lekeitio (Día 8)

Pais Vasco 93Sin entrar en detalles que nos recuerden lo duro que fue hacer el cambio de camping -no es fácil recoger una tienda de campaña sin haber cenado y mientras te está cayendo el diluvio universal-, hay que decir que el cambio al principio nos dejó un poco fríos. El primero tenía su montaña y sus arbolazos, y este parecía muy nuevo, los árboles eran chiquititos y encima la parcela más pequeña. Sin embargo, pronto descubrimos que lo que no tenía uno lo tenía el otro, pues en este camping los baños eran mejores, la gente más amable y todo era mucho más acogedor. Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo IX: Información práctica (Vizcaya)

Antes de nada, la misma introducción que con la información práctica de Guipúzcoa:

Lo primero sería cómo llegar, que lo normal sería desde Madrid a través de la A-1. Sin embargo, en este caso fuimos desde Zaragoza, pues estábamos viendo la Expo, y tuvimos que coger un sinfín de carreteras y peajes. Por otro lado está el tema de la seguridad, el cual nos parece simple y llanamente una tontería. Hay mucha gente que cree que por ir allí hablando castellano y con matrícula de Madrid vas a tener problemas, pero nada más alejado de la realidad. Nos quedamos con un cartel que leíamos en Ea, en el cual ponía: “Bienvenido si vienes con respeto, maldito seas si vienes como un conquistador”. En otras palabras, que con respeto y una sonrisa en la boca no habrá nunca ningún problema, aquí y en la Conchinchina. Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo VIII: Excursión a Cantabria (Día 7)

Casualidades de la vida, estando de vacaciones en el País Vasco los padres de Erika -y por tanto los suegros de Edu- estaban veraneando en Cantabria, así que hicimos una excursión a medio camino entre donde estaban ellos y nosotros, y el lugar elegido fue Castro Urdiales. Este pueblo, a caballo entre la cultura vasca y cántabra, es uno de los más dinámicos de la zona, y en buena medida se debe tanto a su puerto como a su conjunto monumental, del cual fuimos a ver la parte más destacada, que abarca una preciosa iglesia y un peculiar castillo con faro. Para colmo, había un poco de oleaje que hacía la postal más bonita todavía.

Pais Vasco 77 Pais Vasco 78 Sigue leyendo

País Vasco ’08 – Capítulo VII: Último día en Zarautz (Día 6)

Después de haber salido hasta tarde el día anterior, la mañana de nuestro sexto día en Zarautz la dedicamos a dormir y hacer el vago. Eso sí, a la tarde decidimos ir a dar otra vueltecita por el pueblo, ya que el día siguiente teníamos pensado pasarlo fuera y por tanto ese era nuestro último día allí. Hay veces que cuando tienes una caja de bombones delante de ti te dejas el mejor bombón para el final, y eso hicimos nosotros, dejarnos para el último día los edificios que más nos apetecían ver: la Iglesia Parroquial de Santa María la Real y la Casa-Torre de los Zarautz, dos edificios imponentes desde fuera que se pueden visitar -aunque en un horario un tanto restringido-. Sigue leyendo