Bolonia ’07 – Capítulo II: Pizza, Nutella y chocolate (día 1)

¡¡¡Qué nervios!!! Tantos teníamos que nos dejamos en casa los papeles con las reservas de los billetes de avión y de la habitación que teníamos en Bolonia. Tras una carrerita y perder un tren pusimos rumbo a Barajas, esta vez con todo en orden. Ya allí, lo de siempre: pasar los controles de seguridad, ver las tiendas esas libres de impuestos en lo que todo parece más caro de lo normal y esperar.

El avión fue divertido. Vimos buena parte de la Península desde arriba, luego la zona de Marsella y por último Italia, con un montón de montañitas nevadas. Hubo un poco de miedo, como siempre, pero en cuanto llegamos nos pusimos a hacer fotos como locos…

…y tanto es así que vino un “carabinieri” o como leches se diga a decirnos que borrásemos las fotos, que no quería que tomásemos imágenes del aeropuerto. El aeropuerto G. Marconni de Bolonia es chiquitito, y nos dieron las maletas en seguida. Además, el Aerobús, que nos dejaba en el centro de la ciudad, también vino en seguida. Tuvimos que pagar los 5€ de rigor, pero bueno, al fin y al cabo era imprescindible.

Bolonia 01 Bolonia 02

Mucho más pronto de lo previsto el autobús nos dejó en plena Via Ugo Bassi, desde donde fuimos por la Via Independenza hasta la Via dei Monari 3. Allí estaba nada más y nada menos que… ¡Il Albergo Minerva! Nuestro pequeño hogar durante la estancia en Bolonia. La verdad es que era muy pequeñito, pero a la vez acogedor, y aunque no tenía ningún lujo cumplía con lo básico: céntrico, tranquilo, limpio, con baño y con tele. Además, tenía una máquina de chocolate (el epicentro de nuestros desayunos) y un personal súper agradable, el cual era una familia que hacía turnos entre los padres y el hijo.

Bolonia 03 Bolonia 04

Como llegamos tan prontito, una vez nos pudimos entender con el recepcionista (el hijo de la familia) nos fuimos a la calle de al lado, la Via Manzoni, donde está el Museo Cívico Medieval. Al principio fue un poco aburrido (de hecho no tenían nada en español, solo en italiano e inglés), pero la parte de arriba nos dejó con la boca abierta. ¡Como molan las armaduras! Además, aunque el museo es medieval, tenían un montón de cosas de los conquistadores, y fue bastante divertido. También tenían unos cuantos códices miniados, que nos resultaron más que divertidos. Eso sí, por mucho museo que fuese no pudimos dejar de hacer el payaso 😛

Bolonia 05 Bolonia 06

A la salida del museo nos fuimos a comer a otro de los sitios que más molan de Bolonia: ¡PizzAltero! Hay dos o tres tiendas en la ciudad, aunque siempre fuimos a la del camarero paquistaní en Via Independenza. Las pizzas rectangulares se hacían trozos que se juntaban con porciones de otra pizza, haciendo pizza-bocadillos más que ricos. La gente comía muy rápido, pero sin prisas. Nosotros por nuestra parte nos pusimos hasta arriba. Después de comer fuimos a conocer la ciudad. Lo primero fue ver el supuesto canal de agua de Bolonia, el cual, tal y como se ve en la imagen de arriba, estaba más seco que la mojama.

Bolonia 07 Bolonia 08

Sin embargo, al lado de eso llegamos a una plaza bastante chula. Dicha plaza tenía tres lugares de interés: el primero, una estatua de Garibaldi, una de las principales figuras de la independencia y unificación de Italia (lo que, en un país de carácter tan nacionalista, le convierte en todo un referente); por otro, el teatro Arena del Sole, de estilo neoclásico; y, por último…

Bolonia 09 Bolonia 10

¡¡¡LA NUTELLERIA!!! ¿Qué se puede decir de ella? Aparte de que a cualquier hora del día el camarero que estuviese loco como una cabra, todo estaba buenísimo. Nosotros nos centramos en los crepes, los mejores del mundo, pero la verdad es que había de todo. El camarero ya hablaba con nosotros, cuando le dijimos que “Io sonno españolo”. Por más que hacemos memoria no nos acordamos de cuantas veces fuimos aquí, pero por lo menos 3 ó 4. A partir de ahora, a cada ciudad a la que vayamos tenemos que ver si tienen Nutelleria o no, porque si no no merece la pena.

Bolonia 11 Bolonia 12

Siguiendo la Via Independenza hacia arriba, llegamos al Parco de la Montarolla. Se trata de un parque enorme, que como tal tiene un mercadillo enorme que descubrimos al día siguiente. Justo antes de él está la Piazza XX Settembre, que tenía un montón de puestos con antigüedades y reliquias de Mussolini. Al final estaba la Stazione Centrale, principal cruce de vías ferroviarias del país. Allí había una carpa enorme con libros, discos y vinilos de segunda mano, donde compramos algunos regalos.

En cualquier caso, lo siguiente fue hacer una burrada. Según Google Earth, la ruta que hicimos, desde la punta norte de la ciudad hasta la punta suroeste, son como 7.5 kilómetros. Eso con los pies mojados. Eso sí, mereció la pena, ya que los kilómetros y kilómetros de pórticos, entre los que estaban varios edificios de interés (Collegio di Spagna, Palazzo Bevilacqua, Porta de Saragozza) nos llevaban a una empinada cuesta de 666 pórticos. Era preciosa, aunque muy oscura. Sin embargo, estaba llena de gente de la ciudad, que subía arriba para hacer deporte. La verdad es que fue una experiencia única, con el único pero de que en el pórtico 653 había una valla que cortaba el paso desde las 5 de la tarde, y no llegamos al final. Sin embargo, una vez bajados como 333 pórticos estaba el bendito autobús de la Línea 20, el cual nos llevó de vuelta al centro.

Bolonia 13 Bolonia 14

El resto del día fue más tranquilito: duchita en el hostal, paseo por la zona centro y cenita en el McDonald de Bolonia. Es muy parecido al de España, aunque algo más caro y tienen gambas. Que cansancio, por dios. Como ya es tradición en nuestros viajes, un masajito en los pies y a mimir, para coger fuerzas y darlo todo al día siguiente. ¡Prego! ¡Porca miseria! ¡Presto! A estas alturas ya dominábamos el italiano.

Bolonia 15 Bolonia 16

Capítulo IVolver a Bolonia ’07Capítulo III

Un pensamiento en “Bolonia ’07 – Capítulo II: Pizza, Nutella y chocolate (día 1)

  1. Pingback: Bolonia ’07 – Capítulo III: Pizza, Nutella y Edad Media (día 2) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *