Berlín ’12 – Capítulo VII: Charlottenburg, East Side Gallery, Kreuzberg y la Potsdamer Platz (día 6)

“¿Dormir? No importa en absoluto, ya descansaremos a la vuelta del viaje”. Esa es una de las normas que seguimos a rajatabla cuando estamos conociendo mundo, pues nos gusta la idea de perdernos sitios chulos por unas pocas horas de sueño. Por tanto, si un sitio abre a las 9:00… ¡Hay que estar a las 9:00! Da igual que esté en la otra punta de la ciudad, el caso es empezar prontito el día para aprovechar al máximo cada jornada.

Berlin 310En este caso, el objetivo era el Palacio de Charlottenburg, un ejemplo magnífico del lujo prusiano en pleno Berlín. Vale que estaba en la otra punta de la ciudad, pero se llega fácil: en tren hasta la parada con el mismo nombre y desde ahí seguir las indicaciones (salir a mano izquierda y subir la calle que se ve en esta foto).

Cumplimos con nuestra parte del trato y a las nueve menos cinco estábamos en la puerta del Palacio de Charlottenburg (Schloss Charlottenburg). Una joya de finales del siglo XVII, Patrimonio de la Humanidad, clave para entender Europa… y ni un alma. ¿Cómo era posible eso? Extrañados fuimos en busca de información y nos llevamos una sorpresa desagradable. ¡Abría a las 10! ¿Por qué en nuestra horrenda guía (que ya nos la había jugado el día anterior) ponía que a las 9? Bonito madrugón y bonito frío para nada.

Berlin 311 Berlin 312 Berlin 313

Estar allí tampoco suponía un problema, pues el Jardín Real de Charlottenburg es una joya a caballo entre el jardín inglés y el francés barroco. Tiene de todo: un lago, pequeños ríos, casitas de té, esculturas y hasta islas. Por tanto, aunque el frío estaba causando estragos, decidimos aprovechar la tesitura y conocer a fondo los jardines.

Berlin 314 Berlin 315

Lamentablemente, en este tipo de sitios en seguida surgen las comparaciones. Versalles y Aranjuez quizá sean los ejemplos más universales, pero por toda Europa hay diseminados jardines de este estilo. Cada uno tiene su encanto, y el principal valor de Charlottenburg es lo “natural” que parece todo. Salvo la zona más cercana a palacio, el resto da más sensación de bosque que de jardín, lo cual es todo un punto a favor. Además, estábamos en la época perfecta, pues se conservaban los tonos románticos y decadentes del otoño, pero a su vez había algún elemento propio del invierno como agua congelada. De hecho, a Erika no le gustó demasiado que estuviese el río en estado sólido y trató de derrotar a la naturaleza.

Berlin 316 Berlin 317 Berlin 318

Aparte del valor que tiene el jardín como espacio natural, sus edificios son muy interesantes. El más destacado quizá sea el Belvedere, una casita de té construida a fines del siglo XVIII por Carl Gotthard Langhans. También merece una mención el pequeño Mausoleo de la Reina Luisa, además de un Pabellón construido por el mismísimo Schinkel como residencia de verano de Federico Guillermo III.

Berlin 319 Berlin 320 Berlin 321

BerlinY, por fin, dieron las diez. Allí estábamos los primeros, dispuestos a recibir el estacazo de 11€ por persona que cuesta entrar tanto a las estancias principales como al Ala Nueva (de reciente apertura). Incluye audioguía gratis en español, casi imprescindible dado que la cartelería brilla por su ausencia en gran parte del recorre. Aun reconociendo que es interesante entrar y que se trata de un palacio precioso, todavía nos dura el cabreo de que no nos dejaran hacer fotos. Hacer fotografías sin flash de un sitio es darlo a conocer a otras personas, lo que incrementa sus visitas y por tanto permite obtener fondos para que se conserve. ¡Hacer fotos no es un crimen, leches!

Y dado que no nos dejaron hacer fotos, no vamos a entrar a valorar como es por dentro ni vamos a decir nada más de él. De hecho, a partir de ahora haremos los mínimos comentarios sobre aquellos sitios en los que no traten como es debido a los viajeros.

Una vez terminamos con el palacio, cambiamos radicalmente de tercio. Volvimos al tren y con él fuimos a una zona totalmente distinta, pues bajándonos en la estación de Ostbahnhof pasamos del boato prusiano a la crudeza del Muro de Berlín. Con todos ustedes la East Side Gallery, el tramo del Muro de Berlín más grande que se ha conservado.

Berlin 322 Berlin 323

Son más de 1300 metros que se salvaron de la demolición con un propósito artístico: convertirlos en la mayor galería de arte al aire libre del mundo. En ella hay 103 murales realizados por artistas de todo el planeta, en los que el denominador común es la libertad. La realidad es curiosa, pues tras la caída del muro en 1989 se hicieron los murales, que con el paso del tiempo fueron vandalizados e incluso destruidos. En 2009, con motivo del 20 aniversario de la East Side Gallery, se llevó a cabo un ambicioso programa de reconstrucción en el que se invitó a los artistas a repetir de nuevo sus obras. Hubo mucha polémica, pero al final se ha conseguido un resultado más que aceptable y tras la reelaboración se sigue un programa de conservación mucho más serio. Perduran algunas cosas incomprensibles, como una tienda de souvenirs encajada en el propio muro, pero ese es otro tema.

Berlin 324 Berlin 325 Berlin 326

Aprovechamos para hacernos fotos en muchas de las obras. Sin duda, la más popular de todas es Dios mío, ayúdame a sobrevivir a este amor mortal (Mein Gott hilf mir, diese tödliche Liebe zu überleben), también conocida como Beso entre hermanos o Bruderkuss. Fue pintada por el ruso Dmitri Vrubel y en ella se reproduce el extraño beso que se dieron Leonid Brézhnev y Erich Honecker como símbolo de hermanamiento. ¡Qué pájaros!

Berlin 327 Berlin 328

Berlin 329Dicho sea de paso, justo enfrente de la East Side Gallery (en dirección opuesta al río) está el O2 World, un estadio inaugurado en 2008 y que es la sede de dos equipos muy dispares: el Eisbären Berlin de hockey y el ALBA Berlín de baloncesto. También es frecuente que se celebren grandes conciertos en él, como el de Metallica que sirvió para estrenarlo.

Aun así nuestros pasos nos llevaron justo al otro lado, a cruzar el Puente Oberbaum (Oberbaumbrücke). Al margen de que sea bonito o no, es un lugar de paso obligado para miles de berlineses porque comunica las zonas de Friedrichshain y Kreuzberg.

Berlin 330 Berlin 331

Berlin 332Precisamente, cogimos el Metro hasta la estación de Schönleinstraße, en el corazón del Kreuzberg, porque queríamos ir a un mercado. Antes de nada hay que decir que al barrio se le conoce como el Pequeño Estambul, porque buena parte de la población turca residente en Berlín se ha establecido en sus calles.

Derivado de eso, el Mercado de Maybachufer (Markt am Maybachufer) está fundamentalmente protagonizado por puestos regentados por turcos. Así, es una manera muy interesante de acercarse a la realidad de los inmigrantes berlineses, pues los productos son de todo menos típicamente alemanes: telas teñidas propias de un zoco, comida turca, frutas exóticas… De hecho, aprovechamos para comprar curry y así prepararnos genuinos currywurst en casa (cosa que ya hemos hecho varias veces). Como consejo, tened cuidado a la hora de meter el curry en la maleta. Nosotros lo pusimos al lado de un peine que todavía sigue oliendo, pese a haberle dado varios baños en jabón, lejía y otros potingues.

Berlin 333 Berlin 334 Berlin 335

Berlin 361En los alrededores había un buen puñado de puestos de comida rápida, por lo que aprovechamos para comernos unos deliciosos kebabs por 9.5€ en total. Ya lo hemos dicho varias veces en la web, pero nos declaramos fanáticos de esta variedad árabe de la comida rápida. En cada sitio sabe distinto, pero siempre nos deja con ganas de comer más.

Todavía en el barrio turco, aunque en su zona más occidental (tuvimos que coger metro para evitar una larga caminata) está otro de esos lugares que inmediatamente se asocian a Berlín: el Checkpoint Charlie. Está en la Friedrichstraße, una calle bastante ancha, y para llegar la mejor parada de Metro es la estación de Kochstraße.

Berlin 336El Checkpoint Charlie era uno de los muchos puestos fronterizos que estaban repartidos a lo largo del Muro de Berlín, con la salvedad de que este siempre ha sido el más célebre por varios sucesos históricos. En todos se respiraba la tensión, pues estamos hablando de fugas del lado soviético al americano, o incluso de tanques enfrentados cargados de munición.

Aunque el puesto fronterizo fue demolido en 1990, diez años después se erigió una réplica exacta con el objetivo de recordar un punto de control perteneciente a la cultura popular por sus múltiples apariciones en cine, prensa y televisión a lo largo de la Guerra Fría. Está todo, incluyendo actores que se hacen fotos con la gente a cambio de una “ayudita”.

Berlin 337 Berlin 338 Berlin 339

Uno de los elementos más representativos del puesto de control es el cartel en el que se anuncia en cuatro idiomas que estás abandonando (o entrando, según se mire) el sector americano.”You are leaving the American sector” es una de esas frases que inmediatamente se asocian a un periodo histórico concreto, como el “pequeño paso para el hombre” o el “así se las ponían”.

Berlin 340 Berlin 341

Berlin 342Al lado de la réplica del puesto fronterizo está el Museo del Muro del Checkpoint Charlie (Museum Haus am Checkpoint Charlie o directamente Mauermuseum). Es una visita imprescindible por su significado y por la colección que alberga, y justo por eso se aprovechan para poner un precio bastante abusivo: 9.5€ por persona. ¿Esto qué es?

A pesar del atraco, la enorme cantidad de objetos, vídeos y documentos relacionados con el Muro de Berlín y sus puestos fronterizos justifican con creces hacerse con una entrada. En especial nos gustó la infinidad de historias personales, muchas de ellas contadas de primera mano, que dan un toque humano a un periodo tan frío y tenso. Se nos ocurren muchos casos de gente que intentó pasar escondida de un sitio a otro en maletas u otros objetos, pero sobretodo nos llamó la atención el caso de dos hermanos que fueron en un ultraligero a por su tercer hermano al otro lado del muro y volvieron sin ser descubiertos.

Berlin 343 Berlin 344

Berlin 345A la salida nuestro friquismo por la Historia nos jugó una mala pasada, y no pudimos resistirnos a acercarnos a hablar con los hombres disfrazados junto al muro. Resulta que aparte de la foto vendían una cosa que nos hizo mucha gracia: una réplica de un pasaporte de época, en el que te estampan diferentes sellos relacionados con la Guerra Fría en Berlín. No es barato (la hojita con cinco sellos cuesta 5€), pero no nos podíamos ir de allí sin una. Como curiosidad decir que uno de los soldados, pese a ser alemán y chapurrear inglés, decía ser del Deportivo de la Coruña.

Después de ver el Checkpoint Charlie fuimos en busca de otro mercado, también en el Kreuzberg. En la guía que llevábamos lo ponían muy bien, pero resultó ser una galería comercial sin demasiado interés. Tercera vez que nos enfadábamos con la guía de viajes.

Berlin 346 Berlin 347

De hecho, tampoco nos terminó de convencer la Oranienstrasse, la principal calle del barrio turco. Teóricamente era una zona muy animada y llena de tiendas, pero en su lugar encontramos una calle normal y corriente. Quizá en verano sea otra cosa, pero desde luego en invierno es un sitio de lo más normalito, incluso tirando a triste.

Berlin 348 Berlin 349 Berlin 350

Tras dos pequeños sinsabores, decidimos terminar el día con un valor seguro: la Potsdamer Platz. Guarda algunas similitudes con la Alexanderplatz, puesto que gusta mucho sin tener nada especialmente llamativo.

Berlin 351 Berlin 352

Algunos rascacielos, un enorme hotel… y poquito más. Quizá lo más destacable sea lo que más desapercibido puede pasar: en extraño semáforo que bajo un aspecto viejuno esconde una gran historia, pues se trata del primer semáforo que se instaló en toda Europa. Lo mejor de todo es que sigue funcionando, todo un objeto de culto para nostálgicos.

Berlin 353 Berlin 354 Berlin 355

Berlin 356A unos metros de la Potsdamer Platz, formando parte de ella, está el Sony Center, un conjunto de edificios construidos por el gigante Sony en el año 2000. Es La Meca del entertainment del siglo XXI: decenas de tiendas y restaurantes, hoteles, oficinas, cines, wifi gratuito, pantallas gigantes para disfrutar de eventos deportivos y muchas cosas más. Incluso hay algún museo de corte familiar, como el Legoland Discovery Centre, y un IMAX. A nosotros todo esto no nos llama la atención, pues estamos hartos de verlo en Madrid, pero no deja de ser un sitio curioso.

De hecho, si tenemos que destacar algo por encima del resto, no nos olvidaríamos de que la cúpula cambia de color. No es que estemos menospreciando el lugar, porque es ciertamente impactante, pero para ver torres de edificios llenas de luces ya iremos en su momento a Nueva York o a Las Vegas.

Berlin 357 Berlin 358 Berlin 359

Berlin 360Estábamos bastante cansados y había sido un día en el que, sin ver demasiadas cosas, nos habíamos movido de una punta a otra de la ciudad varias veces. Por eso, pese a ser un poco más pronto de lo normal, decidimos volvernos al hostel y dedicar un rato a estar tranquilos. Eso si, antes nos hicimos con unos donuts del mítico Dunkin’ Donuts.

Lo dicho, fuimos a nuestro querido Generator Hostel y aprovechamos para hacer un descanso de toda la vorágine viajera. La ducha fue más larga de lo normal, estuvimos navegando por internet con los iPhones tirados en un sofá, vimos un rato la tele… Cenamos en el mismo hostel, donde por 5€ por persona nos pusieron un platazo de fish & chips. Además, mientras dábamos cuenta del pescado, estuvimos viendo un partido de la Copa de África. En concreto, asistimos a la eliminación de Marruecos de manera muy humillante. Había un hombre viendo el partido y sufriendo como lo hacíamos nosotros cuando Clemente entrenaba a España.

Berlin 362 Berlin 362b

Nos fuimos a dormir bastante pronto, pues el día siguiente estaba marcado como el más interesante del viaje. Teníamos previsto ir a un campo de concentración, a ver un partido de la Bundesliga y participar en la Larga Noche de los Museos, por lo que prometía ser una jornada larguísima.

Capítulo VIVolver a Berlín ’12Capítulo VIII

2 pensamientos en “Berlín ’12 – Capítulo VII: Charlottenburg, East Side Gallery, Kreuzberg y la Potsdamer Platz (día 6)

  1. Pingback: Berlín ’12 – Capítulo VIII: El campo de concentración de Sachsenhausen, un partido de la Bundesliga y la Larga Noche de los Museos (día 7) | www.eduyeriviajes.com

  2. Pingback: Berlín ’12 – Capítulo VI: De Unter den Linden hasta la Isla de los Museos (día 5) | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *