Benicàssim ’13 – Capítulo I: Información práctica

Es imposible hablar de Benicàssim (Benicasim en castellano) sin hacer referencia a maravillosas playas, al archiconocido FIB o a riquísimas paellas. Sin embargo, este municipio del litoral castellonense tiene mucho más que ofrecer: naturaleza, patrimonio, cultura, experiencias o deporte son algunas de ellas. Vamos, que merece la pena ir. En este artículo recopilamos toda la información práctica para preparar una visita a la ciudad: cómo llegar, alojamientos, cosas que ver/hacer… El binomio sol y playa está muy bien, pero sería una pena ir a Benicàssim y no aprovechar todas sus posibilidades. ¡Bienvenidos al paraíso!

ÉPOCAS Y DÍAS PARA VIAJAR A BENICÀSSIM

Benicàssim lleva siendo un destino turístico de primer nivel desde finales del siglo XIX. Las clases privilegiadas de la Belle Èpoque descubrieron en esta pequeña localidad costera todo lo que necesitaban para sus veranos: buen clima, buenas playas, buena gastronomía y mucho más. Como se suele decir: de lo bueno, lo mejor; de lo mejor, lo superior. Por eso, el verano es la época en la que más visitantes recibe la ciudad, en la que sus casi 20.000 habitantes se llegan a triplicar.

Eso sí, la ciudad lleva ya mucho tiempo tratando de demostrar al mundo que es mucho más que un destino veraniego. Al contrario que en otros puntos del litoral español, Benicàssim puede presumir de tener una excelente oferta turística para otras épocas del año: festivales, turismo activo, turismo familiar… Por eso, cualquier momento del año es bueno para visitarla.

No seremos nosotros quienes disociemos verano y Benicàssim, pero desde luego preferimos la primavera y el otoño: temperaturas de lo más agradables, mucha menos gente y las mismas cosas que hacer que en época estival.

CÓMO LLEGAR

Avión

Para llegar a Benicàssim en avión existen muchas posibilidades. Dejando al margen el polémico aeropuerto de Castellón (el cual sigue sin estar operativo), los turistas extranjeros que se desplazan por el aire suelen escoger entre tres opciones: el Aeropuerto de Valencia, a 90 kilómetros; el Aeropuerto de Alicante, a 260 kilómetros; y el Aeropuerto de Reus, a 170 kilómetros. Incluso hay quien opta por volar a Barcelona, que está a 250 kilómetros.

Dichos aeródromos tienen una gran oferta de aerolíneas, tanto tradicionales como low cost. Además, desde ellos existen todo tipo de conexiones para llegar a Benicàssim, que para eso es uno de los destinos con más tirón de toda la costa castellonense.

Tren

Para los que vivimos en el centro de España, el tren es una opción muy a tener en cuenta. En tres horas se llega desde la Estación Puerta de Atocha (en pleno centro de Madrid) hasta la Estación de Castellón, a 20 minutos en autobús de Benicàssim. Es, sin lugar a dudas, la opción más cómoda y limpia desde el centro.

¿Dónde está el problema? En los precios. A día de hoy, las tarifas de AVE y Alvia están muy lejos de ser competitivas, pues el trayecto ida y vuelta casi siempre supera los cien euros. Vamos, que para una familia de cuatro miembros, la gracia saldría por unos 400-500€. Mientras eso no cambie, el tren quedará reducido a una opción a tener en cuenta para bolsillos pudientes y/o espabilados que encuentren buenas ofertas.

Autobús

Benicàssim está conectada con toda España mediante autobuses. Compañías como Autores (desde Madrid), Bacoma (desde destinos de la costa mediterránea) o Autos Mediterráneo (desde ciudades cercanas) hacen que el municipio sea totalmente accesible en cualquier época del año.

Coche

Por último, la opción del coche privado sigue con la misma fuerza de siempre. Puede que se tarde una hora más que en tren, que la gasolina esté cara o que nos topemos con algún atasco en las entradas/salidas de las ciudades, pero aun así es lo más agradable a nivel económico. Y no es tan incómodo.

Para llegar, existen infinitas posibilidades: la AP7 (salidas 45 y 46) aunque es de peaje; la N340, que sería el equivalente gratuito a la AP-7; la N-III, desde Madrid; la CV10, desde Valencia…

IDIOMA

En Benicàssim, como en toda la Comunidad Valenciana, hay dos lenguas oficiales: el castellano y el valenciano (que es más o menos igual que el catalán). Por eso, prácticamente todos los carteles en museos, restaurantes o carreteras los encontraréis en ambos idiomas.

Al ser una localidad acostumbrada a recibir turistas desde hace más de 100 años, también es frecuente que se hable inglés, alemán, francés o italiano. Vamos, que eso del English Spoken es de lo más común. Si vienes de fuera de España, el idioma no será nunca un problema.

TRANSPORTE

Benicàssim es una ciudad relativamente pequeña, con un casco histórico bastante chiquitito. Sin embargo, moverse por ella (o a otras ciudades) no será nunca un problema:  utilizando autobuses municipales es fácil llegar a cualquier punto del municipio y casi a cualquier hora.

Si necesitáis algo más personalizado, básicamente hay dos opciones. La primera es el taxi, los cuales podéis encontrar en las zonas más concurridas en sus correspondientes paradas. Para servicios más concretos, están Eurotaxi Benicassim (teléfono 647812101) o Su Taxi Castellón (96410101).

Por otro lado, las bicicletas también son un recurso a tener en cuenta. Las distancias son cómodas, el clima es agradable y existen bastantes kilómetros de carril-bici, por lo que hay varias empresas en la ciudad que ofrecen sus servicios a cambio de módicos precios. El propio ayuntamiento tiene un servicio de alquiler gratuito de bicicletas (más info en la web municipal), pero casi en cada hotel os ofrecerán bicicletas por horas, días o incluso semanas.

COMIDA

En Benicàssim se come bien, damos fe. 😛 La cocina mediterránea es de nuestras favoritas, por lo que cualquier cosa que digamos sobre ella siempre va a ser positiva: es variada, deliciosa y económica. Quizá el plato más reconocible sea la paella valenciana, además de sus infinitas variantes: paella de marisco, arroz abanda, paella mixta…

Al margen de ese popular plato, queremos haceros dos recomendaciones. Por un lado, todo aquello relacionado con el mar. Es fácil y barato disfrutar de pescados frescos, tales como la lubina o los boquerones, los cuales se preparan de mil maneras. También merecen ser destacados los mariscos, siempre de una calidad excelente.

Además, Benicàssim está en un entorno en el que la agricultura ha sido capaz de resistir a estos tiempos modernos de asfalto y luces de neón. Los productos de la huerta de toda la Comunidad Valenciana hacen que sea un auténtico placer comer en la ciudad. ¿Parrillada de verduras? ¿Ensalada de la huerta? ¿Pan con tomate?

ALOJAMIENTO

Como no podía ser de otro modo, la oferta hotelera en Benicàssim es colosal a nivel de cantidad y de calidad. Existen posibilidades para todos los bolsillos: hoteles de lujo, pensiones asequibles, centros termales, campings, apartamentos turísticos… El alojamiento no es una excusa.

Eso si, un consejo práctico: cuidadín con las fechas. Aunque hay mucho donde elegir, en momentos concretos (fundamentalmente festivales) es muy típico que se agoten las plazas hoteleras. Y no penséis solo en el FIB, ya que (como ahora veremos) Benicàssim tiene un montón de eventos a lo largo del año. En cualquier caso, nada que no se pueda solucionar con planificación, flexibilidad y un poquito de suerte.

QUÉ VER

Hay mucho donde elegir, la verdad. Vamos a distinguir tres categorías: playas, patrimonio y naturaleza.

  • Playas: con más de seis kilómetros de litoral, Benicàssim tiene mucho que decir en este sentido. A sus cinco playas (Voramar, Torre de San Vicente, Heliópolis, Els Terrer y Almadraba) se suman algunas calas en los alrededores del casco urbano. Todas ellas se caracterizan por la arena fina y por su suave pendiente, pero hay excepciones: unas son más tranquilas, otras tienen más piedras, en alguna el viento es más frecuente… Ya haremos en su momento un artículo gigante sobre las playas de Benicàssim, de momento solo podemos decir que la variedad es la principal seña de identidad.
  • Patrimonio: edificios como la Torre de San Vicente (en plena playa) o la preciosa Iglesia de Santo Tomás de Villanueva no solo atestiguan la antigüedad de la ciudad, sino que son un atractivo de primer orden para los amantes del turismo cultural. Mención aparte merece la Ruta de las Villas, un itinerario por el paseo marítimo en el que se visitan las villas que la burguesía construyó en Benicàssim a fines del siglo XIX y comienzos del XX.
  • Naturaleza: playa y montaña están muy cerca en Benicàssim. Como si de un pequeño paraíso se tratase, solo unos minutos andando, en bici o en coche separan playas de fina arena con la clásica vegetación mediterránea. Hay dos grandes lugares: el Desierto de las Palmas, un parque natural que se llama así porque los carmelitas llaman “desierto” a los lugares para retirarse espiritualmente; y la Vía Verde del Mar, un sendero ciclista espectacular.

¡Ah! Y si todo esto os parece poco, podríamos hablar largo y tendido sobre excursiones que se pueden hacer desde Benicàssim: Valencia, Castellón, las Islas Columbretes…

FESTIVALES

Mención aparte merecen los festivales, pues la oferta no tiene rival en España, en Europa y seguramente en el mundo entero. La fama de ciudad de Benicassim está más que merecida, pues desde hace décadas se vienen celebrando entre diez y quince festivales año tras año.

El buque insignia de la localidad es el Festival Internacional de Benicàssim o FIB, un evento de música con fama internacional. Miles de personas peregrinan todos los veranos a Benicàssim en busca de grupos como Arctic Monkeys, The Killers o Queens of the Stone Age.

Eso sí, la cosa va mucho más allá del FIB: el Festival de Blues, el Rototom Sunsplash (el mayor festival de reggae de Europa), el Festival Lírico Ópera Benicàssim, el Festival Nacional de Bailes de Salón, Cinemascore… A eso hay que sumarle concentraciones de moteros, eventos deportivos y mil cosas más.

Lo más increíble de todo es que en Benicàssim, pese a que siempre pasan cosas, es posible encontrar paz y tranquilidad en cualquier momento. Las áreas de fiesta están claramente acotadas, por lo que se puede ir a la ciudad en época de FIB sin miedo a que un viaje de turismo familiar pierda su encanto.

BENICÀSSIM EN VÍDEO

Para rematar esta información práctica, aquí va un vídeo resumen de todo lo que vimos en nuestro fin de semana en Benicàssim. Esperamos que os guste y que os ayude a preparar la visita.

ENLACES

Web oficial de Benicàssim
Web oficial de Benicàssim Turismo

Volver a Benicàssim ’13Capítulo II

6 pensamientos en “Benicàssim ’13 – Capítulo I: Información práctica

  1. Con lo cerquita que lo tengo y creo que no he hecho nunca ni una parada… Imaginaba que sólo tenía turismo de playa (y festivales) y es algo que a mí no me apasiona.
    Muy interesante. Un saludo 😉

    • Nosotros teníamos la idea: playas, el FIB y poquito más… pero nos hemos llevado una grata sorpresa. Esta semana vamos a publicar varios posts sobre la ciudad, la cual deberías visitar si tienes tan a mano. Quizá una rutita por el Desierto de Las Palmas con tus flamantes Panama Jack… 😛

  2. Pingback: Benicàssim ’13 – Capítulo II: Llegada a Benicàssim y cena en Hotel Intur Bonaire | www.eduyeriviajes.com

  3. Pingback: Benicàssim ’13 – Capítulo IV: Vía Verde del Mar, Vespazahar, El Palasiet y comida en Botavara | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *