Bélgica ’08 – Capítulo V: Malinas (Día 2)

Plano de MalinasTras la visita a Amberes de la mañana, cogimos el tren y nos plantamos en Malinas. Esta pequeña ciudad es quizá la menos turística de cuantas visitamos en Bélgica, aunque sin duda está incluida en los circuitos habituales, por lo que es totalmente frecuente ver a turistas de todas las nacionalidades. Seguro que os resulta útil el plano de Malinas que hemos hecho (pinchad en él para aumentarlo de tamaño).

Tuvimos un pequeño error de cálculo, ya que teníamos pensado ir a la estación que está en Koning Albert Pl., pero por cuestiones de horario fuimos a parar a la Station Nekkerspoel. Al llegar, lo primero que hicimos fue cruzar un puente que sorteaba uno de los brazos del río Dijle que bañan la ciudad. También vimos una señal de tráfico tuneada, algo a lo que parecen ser aficionados.

Belgica 86 Belgica 87

Muy cerquita de la estación está la Gerechtshof, que como su propio nombre indica fue en tiempos la Residencia de Margarita de Austria. Aunque en origen se pensó hacerlo gótico, es un imponente edificio en estilo renacentista. Eso sí, no se podía visitar por dentro, así que seguimos paseando por la Keizer Straat, que es una zona llena de colegios y coincidía con la hora de salir de clase, por lo que vimos hordas de niños chillando y con las bicis de un lado para otro. Al final de la calle llegamos a la Iglesia de San Pedro (Sint Pieter), de estilo barroco y una de las pocas de Malinas que podía presumir de no estar plagada de andamios.

Belgica 88 Belgica 89

Belgica 90Seguimos descubriendo Malinas pasito a pasito, y fuimos a parar a la Iglesia de San Juan (Sint Jan), de la cual, a pesar de ser de estilo gótico, poco pudimos ver por culpa de un aparatoso andamiaje. Lo importante de esta iglesia quizá reside en su interior, pues en él se halla el famoso cuadro de Rubens La Adoración de los Magos. Casualidades de la vida, cuando fuimos a visitar la ciudad prácticamente todos los edificios de interés de la misma estaban en obras, incluso algunas calles con las aceras levantadas, por lo que la ciudad deslució mucho.

Así, las dos siguientes iglesias que fuimos a ver estaban en obras, una no el edificio como tal pero sí toda la plaza de alrededor y otra en su parte de abajo. Estamos hablando de los templos de Santa Catalina (Sint Katelijne) y Begijnhofkerk, a la izquierda y derecha respectivamente en las fotos de debajo. Además, no solo no pudimos entrar a verlas, sino que en la de Santa Catalina nos cerraron justo cuando íbamos a entrar, pero ellos se lo pierden.

Belgica 91 Belgica 92

Belgica 93Uno de los platos fuertes de la visita fue la Catedral de San Rumoldo (Sint Rombout), un impresionante edificio perteneciente al estilo gótico brabantino cuya torre mide nada más y nada menos que 97 metros. Para más inri, no fue terminada, por lo que de haberse llevado a cabo el resto de las obras hubiese sido aún más alta. Se puede decir que su principal atractivo también está en el interior, pues alberga un carrillón de 80 toneladas, amén de un cuadro de Van Dick, La Crucifixión, cuya estatua habíamos visto por la mañana en Amberes.

De todos modos, por la hora de cierre tan temprana que tenía todo en Malinas no pudimos entrar a verlo, lo cual no hace sino darnos más excusas para volver a Bélgica.

Una vez visitamos San Rumoldo, al ladito mismo de la catedral, fuimos a la Grote Markt de la ciudad. Nada más llegar vimos una Estatua de Margarita de Austria, como ya se ha visto uno de los personajes más ilustres del lugar, donde Eri se hizo una foto. La plaza está formada por edificios góticos, renacentistas y barrocos, de entre los que destaca el Ayuntamiento, que es donde nos hicimos la foto de rigor. Como plaza es la más rara de las que visitamos, daba la impresión de no haber sido concebida como tal y no ser más que un hueco formado con el paso del tiempo por diferentes edificios. El enorme espacio central es desproporcionado respecto a los pequeños edificios que la conforman, y quizá por ello daba estas sensaciones.

Belgica 94 Belgica 95 Belgica 96

Después nos dirigimos hacia el sur, bajando la Ijzerenlenn Straat, para llegar al Palacio de Zalm, al lado del cual también está el Palacio de Kevie. Son de estilo gótico y barroco respectivamente, de los más pintorescos de Bélgica, y se pueden ver a derecha e izquierda de la fotografía de la izquierda. Por el camino había otros edificios históricos que contribuían a embellecer el casco antiguo de la ciudad.

Belgica 97 Belgica 98

Nuestra visita estaba a punto de terminar, aunque las últimas calles que visitamos tenían la particularidad de contar con música clásica de sonido ambiente. Fuimos a ver la Iglesia de Vrouwekerk, de estilo gótico flamenco. Nos llamó la atención especialmente su blancura, parecía recién construida. A estas alturas teníamos los pies destrozados, y pocas fuerzas, y a pesar de ello nos perdimos para llegar a nuestro último destino, el Brusselsepoort, una puerta de la antigua muralla que rodeaba la ciudad.

Belgica 99 Belgica 100

Belgica 101No podíamos más, por lo que hicimos toda la visita a la ciudad de Malinas estratégicamente, de tal manera que no fuimos a parar a la estación del norte sino a la del sur, para no tener que recorrer todo el camino andado. Las fuerzas escaseaban, por lo que en el tren de vuelta a casa no paramos de bostezar y en cuanto llegamos nos fuimos a dormir para cargar las pilas para las excursiones del día siguiente.

Capítulo IVVolver a Bélgica ’08Capítulo VI

Un pensamiento en “Bélgica ’08 – Capítulo V: Malinas (Día 2)

  1. Pingback: Bélgica ’08 – Capítulo VI: Gante (Día 3) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *