Bélgica ’08 – Capítulo III: Bruselas de noche (Día 1)

Aunque se nos hizo de noche, aún eran las cinco de la tarde, por lo que aprovechamos para seguir viendo monumentos. Para volver del Parque del Cincuentenario hasta una zona más o menos céntrica, cogimos el Metro hasta la estación de Louise – Louiza. Lo primero que vimos fue el Palais de Justice – Justitiepaleis, una de las grandes obras del Rey Leopoldo II. Tuvimos la “suerte” de que estaba en plena restauración, por lo que no solo estaba decorado con los más ásperos andamiajes sino que encima carecía totalmente de iluminación. En la acera de enfrente hay un curioso monumento dedicado a los caídos en la I Guerra Mundial, que tenía el equivalente a la II Guerra Mundial en la Gare Central.

Belgica 41 Belgica 42

Siguiendo la Rue de la Régence – Regentschapsstraat vimos varios edificios dignos de mención. El primero de ellos la Iglesia de Nuestra Señora de la Capilla (Église Notre Dame de la Chapelle), un templo perteneciente a la comunidad española de la ciudad en el siglo XII. En concreto, data de 1134, lo que la hace la más antigua de la ciudad, y en ella está enterrado el pintor Pieter Brueghel el Viejo. También está en esa calle el Museo de Bellas Artes, que aunque no pudimos visitar se halla en un edificio de muy bella factura.

Belgica 43 Belgica 44

La Rue de la Régence desemboca en la Place Royale – Konings-Plein, en la cual se encuentra la Eglise Saint-Jacques sur Coudenberg, de estilo neoclásico y que data del siglo XVIII. Tras ella se encuentra el famoso Palacio Real, en el cual actualmente vive la familia real. Si la bandera ondea en lo alto del edificio es que ésta está en Bélgica, por lo que bien nos podían haber invitado a tomar algo.

Belgica 46 Belgica 45

Aunque los museos por lo general cierran pronto -en torno a las 17:00- cuando fuimos a Bélgica coincidimos con un programa llamado “La Noche de los Museos”, en el cual algunos abrían por la noche con actividades especiales. Eso nos permitió ir a ver en horario nocturno el Museo de Instrumentos Musicales (MIM), que entraba en la Brussels Card a pesar de que a la recepcionista no le sentó bien que no pagásemos la entrada nocturna. Enmarcado en el antiguo edificio de almacenes Old England, de estilo Art Nouveau, tiene una de las mayores colecciones de instrumentos musicales de todo el mundo.

Belgica 47 Belgica 48

Tiene una mecánica muy especial: de dan unos cascos a la entrada que te permiten ir escuchando cada instrumento según te acercas a la vitrina en la cual está expuesto. Eso tiene un doble interés: escuchar los instrumentos en sí mismos y conocer canciones populares de todo el mundo. También existe la posibilidad, en la planta de abajo, de tocar algunos instrumentos en una zona que también está especialmente acondicionada para los invidentes.

Belgica 49 Belgica 50

El museo nos encantó, pero no fue la única cosa que nos gustó de la noche. Desde ahí nos fuimos a ver uno de los edificios más bonitos de la ciudad: la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, los patrones de la localidad, una de las más imponentes del estilo gótico. Tardó en construirse 300 años, los cuales fueron muy bien empleados, pues el resultado es increíble. A pesar de haber sido saqueada y bombardeada durante el siglo XVII, el edificio se ha mantenido en pie y se encuentra en perfecto estado.

Belgica 51 Belgica 52

Además, en los alrededores de la catedral hay un pequeño parque en el cual se puede uno tirar las horas muertas disfrutando del edificio. Hay unos bancos con forma de tumbona dirigidos todos hacia la catedral, además de unas curiosas vaquitas y césped en el que tumbarse -no en nuestro caso, pues hacía mucho frío-. A las horas en punto las campanas representan el Himno de la Alegría, el actual himno de la Unión Europea.

Belgica 53 Belgica 54

Belgica 55Desde ahí volvimos al epicentro de la ciudad a través de la Place Agora – Agora Plein, en la cual todos los días había un mercadillo para comprar recuerdos además de numerosas chocolaterías y tiendas de fritos.

Queríamos ver la Grand Place de noche con los edificios iluminados, pero también estaba la iluminación navideña más fea de la historia. Eran unas luces azules que colgaban por toda la plaza y no te dejaban disfrutar de los edificios de noche, que es cuando son más bonitos.

Lo siguiente que hicimos fue subir la Rue de L’Etuve – Stoofstraat, para ir a ver el símbolo de la ciudad: el Manneken Pis. Este curioso monumento que representa un niño haciendo pis tiene tanto de sorprendente como de pequeño, pues siempre congrega una muchedumbre a su alrededor. En origen había una estatua de piedra igual que era robada con asiduidad, hasta que en el siglo XVII se reemplazó por una de bronce de Jérôme Duquesnoy el Viejo, la cual contempla la vida de Bruselas enfrascado en tan noble actividad como es hacer pipí. Es costumbre entre visitantes ilustres regalar un traje al Manneken Pis, y cada pocos días se le viste con uno de ellos. De hecho, todos los trajes se guardan en un museo cercano.

Belgica 56 Belgica 57

Belgica 58El siguiente edificio que visitamos fue la Iglesia de Nuestra Señora del Buen Suceso. Este templo fue construido a fines del siglo XVII sobre la antigua capilla del Hospital de San Jacques, ya que según cuentan hubo un milagro. Es de estilo barroco, como otros tantos edificios de la ciudad, y ha sido restaurada en numerosas ocasiones.

A pesar de ello, no es uno de los monumentos más turísticos de la ciudad, y no está en especial buen estado. Tras ello nos perdimos, y sin saber como -y después de preguntar a varias personas- acabamos en la Plaza de Santa Catalina. En ella se encuentran los restos de uno de los bastiones de la antigua muralla de la ciudad y la propia iglesia que da nombre a la plaza, la Église Ste. Catherine. Está construida sobre los restos de un templo del siglo XIII, pero a pesar de ello esta estructura data del siglo XIX.

Belgica 59 Belgica 60

Ya nos quedaban poquitas cosas por ver en la ciudad, y la última que vimos por la noche fue la Bourse – Beurs (Bolsa). Da nombre a la Plaza de la Bolsa, y está construida sobre restos arqueológicos del siglo XIII -que son los que se ven en la imagen de abajo a la derecha-. Aunque data del siglo XIX, ha sido restaurada recientemente, por lo que presenta un aspecto inmejorable.

Belgica 61 Belgica 62

Después de un día agotador nos fuimos a dormir, pues nos esperaban tres jornadas igual de atareadas. Así, nos fuimos a nuestro querido CHAB a descansar todo lo que pudimos.

Capítulo IIVolver a Bélgica ’08Capítulo IV

Un pensamiento en “Bélgica ’08 – Capítulo III: Bruselas de noche (Día 1)

  1. Pingback: Bélgica ’08 – Capítulo IV: Amberes (Día 2) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *