Béjar, una caja de sorpresas infinita en la sierra salmantina

Béjar, en teoría, es un municipio de poco más de 10.000 habitantes ubicado en las montañas del sureste de la provincia de Salamanca. Sin embargo, en la práctica se trata de una auténtica caja de sorpresas: tiene un casco histórico precioso, enorme y lleno de edificios singulares, una ruta a la vera del río recorriendo las antiguas fábricas téxtiles, una villa renacentista que es de lo mejorcito de la provincia y un castañar que incluye cosas tan chulas como una plaza de toros de piedra o un santuario digno de visitar. Vamos, que haciendo la excursión desde Salamanca se puede ir el día entero.

En este post os vamos a enseñar todo esto, para que veáis que no mentimos y que se trata de un pueblo cuyas sorpresas son infinitas.

bejar-01

DEL PARQUE MUNICIPAL A LA PLAZA MAYOR

La mejor zona para empezar una visita a Béjar es la que rodea al Parque Municipal, básicamente por tres motivos: el parque es una cucada, al lado está la Oficina de Turismo y en esas calles se aparca relativamente fácil. Además, la ubicación también es interesante, ya que el parque da de pleno a la N-630, que es la carretera por la que normalmente se llega a Béjar.

bejar-02Desde el parque iniciar la ruta es relativamente sencillo: hay que ir hacia la Plaza de España (conocida también como La Corredera) y desde ahí subir hasta la Plaza de la Puerta de Ávila. Allí mismo ya se empiezan a ver casas con cien y doscientos años de antigüedad, pero no os emocionéis todavía porque solo es un aperitivo de lo que está por venir.

bejar-03Al poquito de caminar se llega a la Iglesia de San Juan Bautista, un templo que data nada más y nada menos que del siglo XIII. Además de sus paredes blancas, su principal seña de identidad es la torre del campanario. Merece la pena acercarse hasta ella, ya que se conserva en muy buen estado.

bejar-04Callejenado por allí, yendo hacia la derecha (según se sube), se llega hasta el Convento de San Francisco, en este caso del siglo XIV. Está en uno de los extremos del pueblo y destaca fundamentalmente por su claustro de dos pisos, mandado construir por el Duque de Béjar en el siglo XVI. Cuando fuimos a verlo estaba cerrado, pero en general es fácil acceder ya que hoy en día es el Centro Cultural San Francisco (culpa nuestra, por no haber consutlado horarios antes).

bejar-05Seguimso avanzando y llegamos a la Plaza Martín Mateos, contigua a la cual hay varios edificios destacados. A nosotros nos gustó particularmente el Teatro Cervantes, un edificio del siglo XVIII. Se trata de uno de esos templos de interpretación de provincias, de los que recogen el arte dramático en su estado más puro. Si alguna vez volvemos a Béjar, nos encantaría ver una obra representada en él.

bejar-06Al lado está la Torre de San Gil, que hoy en día se enmarca en el Museo Mateo Hernández. Aunque hay que reconocer que solo entramos a una, la verdad es que quedamos sorprendidos de la gran oferta de instituciones culturales que hay en Béjar.

bejar-07Un poco más abajo está la Plaza de la Piedad, también cargadita de edificios destacados como la Hospedería Real de Béjar (al fondo, en la foto) o el Casino de Béjar. Si no recordamos mal, en el pueblo hay otro casino (el Casino Obrero) que pone de manifiesto el esplendor burgués de la localidad. Entre los siglos XVIII y XX la industria textil tiró a tope de la economía bejerana, aunque eso es otra historia que contaremos hablando de la Ruta de las Fábricas (un poco más abajo).

bejar-08Y saliendo por una de las esquinas de la plaza llegamos a la Casa Clavijo, ejemplo también de esa arquitectura de las clases acomodadas que dominaban el pueblo hasta hace bien poquito. Fue el punto y final de esta primera parte del recorrido, ya que lo siguiente fue ir hasta la impresionante Plaza Mayor.

bejar-10LA PLAZA MAYOR DE BÉJAR

La Plaza Mayor de Bejar es una especie de hall de la fama de la arquitectura salmantina. En muy poquito espacio (ojo con lo de “poquito”, porque es una plaza enorme) conviven edificios religiosos y civiles de primer nivel.

Tal cual hicimos la ruta, empezamos por la Iglesia de El Salvador, que está en una esquinita. Es un templo del siglo XIII que se muestra en un buen estado, aunque en realidad está restaurada al 100%. Lamentablemente, en 1936 sufrió un incendio y casi se vino abajo por completo.

bejar-11Aun así, hay que reconocer que la reconstrucción fue hecha con muy buen gusto y que hoy por hoy luce un estado estupendo. Nos encantó y encima la encontramos abierta, algo que no ocurrió con el resto de edificios religiosos de Béjar.

bejar-12Justo enfrente, con sus característicos arcos distribuidos en dos plantas, está el Ayuntamiento de Béjar. Es del siglo XVI y, posiblemente, uno de los edificios renacentistas más destacados de la Sierra de Béjar.

bejar-13Pero vamos, que uno y otro solo son el punto de partida para una plaza que tiene como auténtico protagonista el Palacio de los Zúñiga, un edificio elevado que es el auténtico emblema del pueblo. El punto de partida fue un castillo medieval que protegió el municipio hasta el siglo XVI, cuando la familia propietaria del edificio lo convirtió en un palacio.

¿Qué podemos decir? Monumental, recio, bien conservado: lo tiene todo. Aunque fue abandonado en el siglo XIX, conserva todo el esplendor que le dio su principal arquitecto, Pedro de Marquina. Tras pasar por diferentes usos, hoy en día es el Instituto de Enseñanza Secundaria: ¡quién estudiase en un sitio así!

bejar-14El palacio en su conjunto no es visitable, pero si está abierta al público una de las cosas más raras que hemos visto nunca: su Cámara Oscura. Pese a que el nombre no sugiere nada bueno, en realidad se trata de un instrumento óptimo instalado en uno de los torreones del Palacio de los Zúñiga. Con su potente lente se puede ver tooodo el entorno de una manera sorprendente. Es una pena que no pudiéramos grabar vídeo, pero os aseguramos que fue una experiencia increíble. 100% recomendable.

bejar-15DE LA PLAZA MAYOR AL PARQUE DE LA ANTIGUA

El casco histórico de Béjar no acaba aquí, pues de la Plaza Mayor al Parque de la Antigua (toda la parte alta) hay mucho que ver. No penséis que porque los edificios más destacados estén en la Plaza Mayor el resto no merece la pena.

bejar-16Sin ir más lejos, a pocos pasos del Palacio de los Zúñiga está la Iglesia de Santa María, un edificio originario del siglo XIII que ha ido cogiendo lo mejor de épocas posteriores: parte de su estructura tiene un toque gótico, el campanario es renacentista, el retablo del siglo XVII, el ásbside mudéjar, hay arte del siglo XX… ¡Una pasada! Estaban en misa, así que pudimos visitarla pero no en su totalidad.

bejar-17Por cierto, al lado está el Museo Judío, que abre en días alternos con la Cámara Oscura (el pueblo solo tiene presupuesto para pagar a una persona, que es la encargada de gestionar ambos lugares). No pudimos verlo, aunque por lo visto está muy chulo.

bejar-18Que Béjar tenga un museo judío no es casualidad, ya que tiene una judería digna de mención. Quizá no sea tan famosa como otras de España, pero desde luego merece la pena el paseo. Es una zona totalmente diferente a la del resto del pueblo, si se sabe mirar de la forma adecuada.

bejar-19En la parte alta, al lado de unas casitas bajas muy monas, está la Iglesia de Santiago, del siglo XII. Contiene el Museo de Arte Sacro, pero tampoco abre todos los días. Esta es sin duda la parte más tranquila y con más claridad del pueblo, si viviéramos en Béjar intentaríamos que fuese aquí.

bejar-20Por allí anda el Hombre de Musgo, otro de los emblemas de Béjar. Está flanqueado por unos olivos plantados en colaboración con el gobierno de Israel, como emblema de la paz y la convivencia. Como siempre decimos, el patrimonio de España está muy poco reconocido de puertas para adentro, y la judería de Béjar es el mejor ejemplo.

bejar-21Terminamos el paseo en el Parque Municipal de la Antigua, un sitio perfecto para pasear y sentarse un rato a descansar después del recorrido por todo el pueblo. Noos gustó menos que el Parque Municipal, pero también tiene su aquel.

bejar-22Además, el Parque de La Antigua es el mejor enclave para disfrutar de las murallas medievales de Béjar, un perímetro defensivo del siglo XII formado por diferentes puertas, torreones y paseos de ronda. Ojito porque está muy bien conservada en su tramo cercano al parque.

bejar-23LA RUTA DE LAS FÁBRICAS TEXTILES DE BÉJAR

Con todo lo dicho, el casco histórico de Béjar estaría finiquitado. Sin embargo, mucho más hay que hacer en el municipio. Desde el propio Parque de la Antigua se tarda cinco minutos caminando en llegar a la Ruta de las Fábricas Textiles, un recorrido de lo más interesante. Pongámonos en situación: la industria textil en Béjar vivió un desarrollo espectacular en los dos últimos siglos, dejando a lo largo y ancho del río edificios de todo tipo: tanto fábricas de tejidos como herramientas para aprovechar el agua, como canales o artilugios hidráulicos. También puentes e industrias que surgieron al reclamo del éxito textil, como algunas pesqueras.

bejar-24El recorrido, bien señalizado y puesto en valor, se hace en aproximadamente una hora y es muy agradable. Se va subiendo y bajando, disfrutando de unas buenas vistas del lugar, pasando al lado del río y pudiendo elegir entre distintas alternativas. Hay muchos carteles, perfectos para aprender más sobre la historia, la flora y la fauna del lugar.

bejar-25Nosotros no somos especialmente fanáticos de la arqueología industrial, aunque hay que reconocer que es un tema que nos interesa. En España hay muchísimos ejemplos de edificios del siglo XVIII, XIX y XX que atestiguan el esplendor de otro tiempo, y siempre es interesante visitarlos.

bejar-26Nosotros lo pasamos en grande con esta mezcla entre naturaleza y fábricas, tiene un toque decadente que hoy en día se lleva mucho. Entendemos que quizá no sea la ruta más bonita del mundo, pero por su temática, diversidad y facilidad se la recomendamos a todo el que pase por allí.

bejar-27LA VILLA RENACENTISTA DE EL BOSQUE

¿Creíais que con esto se acababan las cosas para ver en Béjar? En absoluto, todavía queda mucho, aunque para llegar a lo demás hay que coger el coche. La primera parada fue en la Villa Renacentista de El Bosque. Primer aspecto negativo: llegar es un lío. No está del todo bien señalizada, hay que atravesar un polígono industrial y no queda claro donde dejar el coche, aunque nosotros le echamos un poco de morro y aparcamos prácticamente en la puerta.

bejar-28Entrar en la villa renacentista es gratis, y hacerlo supone poder visitar un montón de cosas: un palacete ducal del siglo XVI, la casa del bosquero o guardián, una ermita, unas caballerizas, dos fuentes preciosas, un estanque con su correspondiente isla central y un jardín romántico.

Luces y sombras: algunos elementos están perfectamente cuidados y otros rozan el abandono. Sin embargo, quedamos muy sorprendidos de que en medio de un pueblecito como Béjar hubiera una joya como esta.

bejar-29Es un sitio muy bonito para pasear y curiosear durante un buen rato, sobretodo si se va en familia. Posiblemente con algo más de inversión por parte de las autoridades se le podría sacar mucho más partido, ya que todo estaba bastante desangelado, aunque tenemos que reconocer que nos encantó.

bejar-30Por cierto, el entorno tampoco está nada mal. Muy tranquilo, si lleváis sandwiches o bocadillos puede ser un buen sitio para buscar un sitio en el que comerlos. Eso sí, contad con que todavía quedan cosas por ver.

bejar-31EL CASTAÑAR DE BÉJAR

Nuestra ruta terminó en el Castañar, una especie de montecito en la zona alta de Béjar. Si hasta ahora estábamos más que impresionados, esta parte del municipio fue el remate del tomate: ¡cuantas sorpresas!

bejar-32Lo primero fue toparnos con el Santuario de la Virgen del Castañar, un conjunto religioso de primer nivel. Nos recordó mucho al Convento de San Julián y San Antonio de La Cabrera, en Madrid, sobretodo por el entorno en el que está.

bejar-33Si os apetece meteros de lleno en la naturaleza, aquí lo tenéis muy fácil, ya que se pueden dar bonitos paseos por entornos privilegiados como el de la foto de más abajo. Fue una pena no ir con más tiempo, ya que nos hubiera gustado ponernos las botas de montaña y tirar campo a través.

bejar-34La otra gran sorpresa fue la Plaza de Toros de Béjar, que data del año 1711. Es una de las más antiguas del mundo, y destaca fundamentalmente por estar construida en piedra. Nosotros no somos nada taurinos, más bien al contrario, pero un edificio tan bonito no puede dejar nunca de ser visitado.

bejar-35Se puede entrar gratis y caminar por la arena y por el graderío. Fue el punto y final perfecto a una excursión que no dejó de sorprendernos durante todo el día. Resultó todo un acierto ir hacia Béjar, sobretodo teniendo en cuenta que compartió protagonismo con otra joya como Candelario. ¡Volveremos!

bejar-37Volver a Salamanca ’15

6 pensamientos en “Béjar, una caja de sorpresas infinita en la sierra salmantina

  1. Bejar que añoranza, esta preciosa mi Bejar querida, aquí crecí y a pesar de llevar casi 40 años fuera cuando veo estas fotos tan bonitas todavía me dan escalofrios.
    OS felicitó bejaranos que la tengáis tan bonita.
    Saludos.

  2. Me ha gustado mucho. Llevo 56 años fuera del pueblo donde nací. He sentido mucha añoranza sobrero al ver la iglesia de San Juan que es donde me case.
    Felicidades por el maravilloso reportaje,
    Muchos saludos

    • Hola Luis! La verdad es que es un pena tener que dejar el lugar donde naciste, pues se recuerda con añoranza. Eso sí hay que sentirse orgulloso, pues es un lugar precioso. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *