Bandera Azul, el distintivo que asegura la calidad de una playa

El verano está a la vuelta de la esquina, por lo que tenemos muchas ganas de escribir sobre cosas relacionadas con las vacaciones y el buen tiempo. Por eso hoy hablamos a fondo de la Bandera Azul, un distintivo otorgado a las playas que cumplen unos estándares de calidad. Se trata de un sello presente en decenas de países de todo el mundo: Europa, África, Oceanía… ¿Quieres saber más sobre esta certificación? ¿Conoces los criterios por los que se rige? ¿Te gustaría descubrir algunas de las playas más alucinantes?

Cala de El Portitxol, en Jávea

¿QUÉ ES LA BANDERA AZUL QUE SE VE EN LAS PLAYAS?

Seguramente todos os hayáis preguntado eso la primera vez que la visteis. La bandera azul es un sello que otorga la Fundación de Educación Ambiental (Foundation for Environmental Education) cada año a playas y puertos deportivos que cumplen con unas normas de calidad.

El distintivo fue creado en Francia en el año 1985 como una experiencia piloto, y en solo dos años se extendió por toda la Comunidad Económica Europea. Era 1987, no solo el año en el que nacimos, sino también el Año Europeo del Medioambiente. El concepto de Bandera Azul fue muy buen acogido, hasta el punto de que en el inicio se establecieron más de 400 playas y puertos deportivos distribuidos entre 10 países.

Año a año fue creciendo, hasta que en el 2001 se cambió la naturaleza del sello: aunque en origen solo se concibió para Europa, en ese momento se reformuló para que pudieran acogerse playas de todo el planeta. Casi de manera inmediata se sumaron países como Canadá, Marruecos o Sudáfrica, que quisieron unirse a un proyecto que todavía no ha dejado de crecer.

En las últimas temporadas de playa se superaron con creces las 3000 certificaciones, repartidas entre más de 40 paises. Dicho sea de paso, España es una auténtica potencia que cuenta con medio millar de distintivos azules.

CRITERIOS PARA QUE UNA PLAYA SEA BANDERA AZUL

¿Y qué tiene que tener una playa (o un puerto) para ser bandera azul? Pues cumplir una serie de exigentes criterios relativos a la información que se ofrece en el sitio, a la calidad del agua, a la gestión del medio ambiente, a la seguridad y a determinados servicios.

En primer lugar, es obligatoria una serie de cartelería relacionada con cada espacio: información acerca del programa de Bandera Azul, características de la playa, instrucciones para el baño… También es obligatorio que se ofrezcan, al menos, cinco actividades educativas relacionadas con el medio ambiente.

En cuanto a la calidad del agua (quizá uno de los grandes aspectos del sello), se requieren unos mínimos de limpieza, monitorizar la biodiversidad del entorno o que no exista ningún mínimo resto de deshechos industriales.

La gestión del medioambiente es fundamental, y si una playa o un puerto quiere ser bandera azul tiene que cumplir con una gran lista de premisas: protección de la costa, limpieza de la arena, reciclaje, sistemas para deshacerse de los deshechos que se puedan generar, nada de acampar ilegalmente, mantenimiento del patrimonio que pueda estar construido en los alrededores…

Por último, en cuanto a calidad y servicios también existen varios criterios que seguir: presencia de socorristas, planos con las actuaciones a seguir en caso de emergencia, equipamento de primeros auxilios, agua potable en los alrededores, acceso para personas con movilidad reducida…

Hay que recordar que el sello de Bandera Azul se otorga año tras año, por lo que si una playa quiere estar dentro de este certificado debe hacer un mantenimiento considerable. También es posible que los criterios evolucionen con el paso del tiempo.

PLAYAS BANDERA AZUL EN EL MUNDO

Unos párrafos más arriba hemos dicho que España es una potencia en lo que a Bandera Azul. Y es que se trata del país que más distintivos acumula entre playas y puertos, rondando los 600 en años precedentes. Nadie puede hacerle sombra a las costas españolas, ya que otros países top están bastante lejos: Grecia no llega a los 500, Francia a los 400, Italia a los 300…

No tiene sentido hacer aquí una de esas listas de “las diez mejores playas” o algo así, ya que siempre sería injusto: eligiendo entre miles de espacios que cumplen dichos criterios de calidad, el tema está muy complicado.

Sin embargo, si queremos destacar la fuerte apuesta de distintos países por este distintivo. Empecemos por España: ¿A qué se puede deber semejante supremacía? Pues sin duda al papel del país dentro de la Unión Europea, que cada vez se posiciona más como uno de los grandes suministradores de ocio y tiempo libre. El sol, el carácter español y el patrimonio atraen por sí solos a millones de turistas al año, por lo que ofreciendo cientos de playas de calidad se hace mucho por uno de los grandes motores económicos del país.

Otro ejemplo destacado viene por parte de los países “fríos”. Estados como Islandia, Irlanda o Canadá, que normalmente no se asocian con grandes y paradisíacas playas, también quieren demostrar al mundo que en sus costas se puede disfrutar de una experiencia de la máxima calidad. ¡No todo es nieve!

Por supuesto, no nos queremos olvidar de los grandes paraísos del Caribe. Quizá el mejor ejemplo sea República Dominicana, que con sus 18 playas de bandera azul es el país con mas distintivos de toda América. Hace mucho tiempo que ir a Santo Domingo no se reduce a ponerte una pulserita y tumbarte a beber. El viajero de hoy en día busca que los resorts de lujo en Punta Cana les permitan disfrutar de playas inolvidables, de experiencias en la naturaleza y de un tipo de turismo, en definitiva, de la más alta calidad. Para eso, el sello Bandera Azul es toda una garantía.

Solo podemos terminar lanzando una pregunta: ¿Cual es vuestra playa favorita?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *