A Mariña Lucense ’09 – Capítulo X: A Pontenova y Meira (día 11)

Hay veces en las que una excursión prevista sale mal, pero en lugar de que eso suponga una decepción lo que hace es abrir las puertas a un lugar que no se esperaba visitar y que supera con creces las expectativas. Eso nos pasó cuando fuimos a visitar A Pontenova, a la cual fuimos con una doble intención: recorrer un enorme mercadillo que se celebra cada quince días y visitar sus famosos hornos y minas.

A Mariña Lucense 187Al final, ni lo uno ni lo otro. El mercadillo no se celebraba esa semana, la zona histórica estaba en obras y para colmo no encontrábamos nada de lo que queríamos ver. Cuando ya habíamos decidido dar media vuelta y volver a la playa de Burela (a más de una hora de allí) se cruzó en nuestro camino, de pura casualidad, un paisano más que octogenario al que preguntamos… y menudo acierto.

El buen hombre nos dijo que aunque no se celebraba el mercadillo, a unos pocos kilómetros se celebraba uno bastante mayor en Meira. Aunque no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar en este pueblo del centro norte de la provincia de Lugo su visita fue todo un éxito. No habíamos oído hablar de él porque, preparando el viaje, sólo habíamos buscado información sobre A Mariña Lucense, y Meira no se encuentra en esa zona, sino que está a caballo entre las regiones de Terra Chá y las Sierras Orientales.

A Mariña Lucense 188La feria quincenal de Meira recoge la tradición de los mercados celebrados en la localidad, desde la Edad Media, por los monjes del convento. En origen lo que más se vendía era ganado y comida, y aunque no se ha perdido la tradición en la actualidad se pueden adquirir otros productos muy diversos como ropa, souvenirs o cosas para el hogar.

Mientras la familia pasó el día entero de compras, nosotros nos escapamos para echar un ojo al pueblo. El mercadillo se celebra en la zona histórica, por lo que las fotos que vais a ver se hicieron a la tarde, cuando ya no estaban los puestos montados.

A Mariña Lucense 189La historia de la localidad siempre deberá reconocer la importancia de la fundación del Monasterio de Santa María de Meira. Este conjunto cisterciense, que obtuvo de Alfonso VIIsu privilegio fundacional en 1154, ha sido el gran dinamizador de la zona a lo largo de la Historia. Del esplendor de antaño quedan muestras muy ilustrativas, pero solo son unos pocos restos del gran conjunto que llegó a existir.

En la práctica únicamente han llegado dos partes del monasterio en buen estado. Por un lado, la Casa Consistorial no es más que un trocito del antiguo y desparecido monasterio. Para que os hagáis una idea de lo grande que sería el conjunto original, este enorme edificio solo era la Portería.

A Mariña Lucense 190 A Mariña Lucense 191

La otra muestra es la Iglesia Monasterial de Santa María de Meira. Esta iglesia, que no era más que una pequeña parte del monasterio, quedó segunda en el concurso Las siete maravillas medievales de España de la revista Arqueología, Historia y Viajes sobre el mundo Medieval, solo superada por el Castillo de Olite, en Navarra. A pesar de ser bastante ilustre no es nada sencillo visitarla, pues tiene un horario muy raro y en ocasiones, como tuvimos que hacer nosotros, hay que ir a buscar a la chica de la oficina de turismo para que abra.

A Mariña Lucense 192 A Mariña Lucense 193

Que nadie dude de si merece la pena o no hacer un pequeño esfuerzo para poder visitar el interior del recinto, porque es sencillamente inigualable. La arquitectura de la iglesia refleja perfectamente la sobriedad de la Orden del Císter, siendo este uno de los mejores ejemplos que hay en España -aunque no el único, pues a bote pronto se nos ocurren otros conjuntos como el de Santa María de Moreruela, en Zamora-. No había demasiados fieles (se había celebrado misa hace poco) ni tampoco turistas, por lo que además pudimos disfrutar de un elemento esencial en este tipo de visitas: el silencio.

A Mariña Lucense 194 A Mariña Lucense 195 A Mariña Lucense 196 A Mariña Lucense 197

A Mariña Lucense 198Si buscáis información sobre la Iglesia u os hacéis con un tríptico, veréis que en todos lados se anuncia la presencia del Sepulcro de Doña María de Bolaño, una noble gallega cuyos restos están en Meira. Realmente merece la pena contemplarlo, ya que está plagado de detalles, pero no es sencillo encontrarlo: está en una esquinita de la Iglesia y puede pasar desapercibido.

A Mariña Lucense 199Entre que habíamos tardado mucho tiempo en llegar a Meira y que también dimos una vuelta por la feria, no tuvimos mucho tiempo de explorar el pueblo y prácticamente solo pudimos ver la zona del Monasterio. En cuanto llegó la hora de comer fuimos a una zona del mercado repleta de pulperías en las que se preparan pocos platos, pero muy sabrosos.

Básicamente, nos pusimos hasta arriba de churrasco, chorizo criollo y pulpo. Es increíble como los platos más sencillos son los más ricos y como este tipo de recetas saben totalmente distintas según el sitio en el que se esté. No fue nada caro comer -unos 60€ para seis personas-, aunque la camarera se lió (o más bien nos quiso hacer el lío) y primero nos dijo que eran 100€ y luego 80€.

A Mariña Lucense 200 A Mariña Lucense 201

Después de comer fuimos a ver O Pedregal de Irimia, el posible nacimiento del río Miño. Decimos supuesto porque tradicionalmente han existido disputas con la Laguna de Fomniña acerca de cual de los dos lugares era el verdadero nacimiento del río, aunque según parece es el auténtico es O Pedregal de Irima. En cualquier caso se trata de una hilera de rocas de unos 700 metros distribuida por una gran pendiente. Por todo el montón de piedras se puede oír como discurre una pequeña corriente de agua, que suena cada vez más fuerte hasta que en la parte baja se puede ver un riachuelo que es el origen del río. Visualmente el lugar no es muy vistoso, pero es interesante escuchar como a partir de gotitas de agua se forma un río tan caudaloso.

A Mariña Lucense 202 A Mariña Lucense 203

A la vuelta paramos de nuevo en el pueblo para hacer las fotos que habéis visto, y de ahí volvimos a casa. Estábamos cansados y los próximos días serían casi en su totalidad para descansar en la playa.

Capítulo IXVolver a A Mariña Lucense ’09Capítulo XI

Un pensamiento en “A Mariña Lucense ’09 – Capítulo X: A Pontenova y Meira (día 11)

  1. Pingback: A Mariña Lucense ’09 – Capítulo XI: Paint Ball en Viveiro (día 13) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *