A Mariña Lucense ’09 – Capítulo V: San Ciprián (varios días)

Otro lugar por el que nos movimos mucho, y del cual hemos hecho esta etapa a partir de varias visitas, fue San Ciprián (o San Cibrao, en gallego). Se trata de un pequeño pueblo perteneciente al Concello de Cervo, que cuenta con buenas playas, con una parte vieja preciosa y con algunos puntos de interés culturales más que destacables.

Nuestra preferida -y a la que fuimos casi siempre- fue la Praia de Cubelas, la mediana en cuanto a tamaño de las tres que hay en San Ciprián. Tiene varias cosas que nos gustan en una playa: arena fina, rocas entre las que trastear -por cierto, a pesar de estar supuestamente prohibido había gente de vez en cuando cogiendo pulpos y percebes-, sombrillas… Además, hay un pequeño promontorio conocido como Castelo Mariño, en el cual se encuentran las ruinas de una antigua fábrica de Salazón. Vamos, que es una playa muy divertida tanto para días playeros como nubosos.

A Mariña Lucense 81 A Mariña Lucense 82 A Mariña Lucense 83

La segunda playa de la que queremos hablaros es Praia do Torno, la más grande de San Ciprián. No sabemos muy bien por qué, pero generalmente había menos gente aquí que en la Praia de Cubelas. Lo bueno es que es más grande para pasear, y además tiene alguna que otra escultura que llama la atención por la zona del paseo marítimo.

A Mariña Lucense 84 A Mariña Lucense 85

En una pequeña roca en la Praia do Torno está la escultura de A Maruxaina. ¿Quién es la Maruxaina? Pues la protagonista de esta leyenda…

Leyenda de “A Maruxaina”
A Mariña Lucense 86La Maruxaina era una sirena rubia que vivía en la cueva de Xan Vello, en la isla de los Farallones. Pasaba el tiempo hilando con hebras de lino.En los días de temporal, A Maruxaina se subía a lo alto de las rocas a gritar y tocar la caracola… ¡Y aquí viene la polémica! Algunos marineros dicen que lo hacía para avisar del peligro de la mar para los navegantes, pero otros afirman que lo que quería era engañarlos y hacerlos naufragar al chocar contra las rocas.

Este debate no se ha solucionado todavía, así que todos los años el segundo sábado de agosto se captura a la sirena y se la lleva a San Ciprián, donde se la juzga y, de paso, se celebra una fiesta en su compañía y en la de todo el pueblo.

A Mariña LucensePero bueno, dejemos de lado la historia de la Maruxaina y hablemos de la playa más pequeña de San Ciprián: la Praia da Caosa. Es pequeñita y suele estar poco transitada, pero a pesar de eso tiene las mejores instalaciones -unos baños y unas duchas fenomenales- y tanto la arena como el agua tienen la misma calidad que el resto de playas.

A Mariña Lucense 87De todas formas, en San Cibrao, como ya hemos dicho al principio, hay muchas más cosas aparte de las playas. Una de ellas es… ¡el mercadillo! En estas vacaciones fuimos a varios, y éste la verdad es que nos lo podíamos haber ahorrado: es igual que el de Burela, aunque con algunos tenderetes menos. Eso sí, también tiene la ventaja de que hay mucha menos gente y no hay atascos, empujones ni nada de eso.

En cuanto a patrimonio, San Ciprián tiene un casco histórico muy bonito. No tiene ningún edificio que destaque por encima del resto, pero recoge a la perfección el pasado del pueblo como villa marinera. Quizá con un vistazo general parezca difícil creerlo, ya que hoy en día las actividades industriales son el principal elemento de la economía del pueblo -junto con el turismo, evidentemente-, pero no hace mucho gran parte de la población vivía del mar, y eso ha quedado reflejado en la arquitectura…

A Mariña Lucense 88 A Mariña Lucense 89

A Mariña Lucense 90…y también en la mentalidad de la gente. Se sienten orgullosos de ese pasado dedicado al mar, y para honrarlo y conservarlo desde 1969 está funcionando el Museo del Mar de San Ciprián. Desde 1994 está dirigido por la Asociación de Vecinos “Cruz da Venta”, y la verdad es que se trabajo es excelente: además de que la visita es gratuita merece la pena totalmente, pues dentro podemos encontrar no solo una colección permanente llena de objetos de todo tipo -maquetas de barcos, útiles de pesca, instrumentos de navegación-, sino que además organizan exposiciones temporales muy interesantes (cuando nosotros fuimos había una sobre la pesca de ballena, que nos recordó mucho al verano anterior cuando visitamos algunos pueblos como Bermeo o Lekeitio).

El Museo del Mar fue creado en su día por Francisco M. Rivera Casas en un edificio construido en 1931 como escuela. En la actualidad, en los alrededores de la misma hay también objetos relacionados con el museo, como una escultura, varios arpones o varias anclas.

A Mariña Lucense 91 A Mariña Lucense 92

Por último, hay que hacer referencia al Faro de San Ciprián, también emparentado por cuestiones obvias con el pasado marinero del pueblo. Se llega andando o en coche, desde las playas, y está en una colina que en la actualidad es el Área Recreativa Atalaia. Desde ahí hay unas vistas increíbles, perfectas como última imagen de este pequeño lugar.

A Mariña Lucense 93 A Mariña Lucense 94

En los próximos capítulos os iremos enseñando otras muchas cosas de A Mariña Lucense. Seguid leyendo, pues aún quedan visitas increíbles.

Capítulo IVVolver a A Mariña Lucense ’09Capítulo VI

3 pensamientos en “A Mariña Lucense ’09 – Capítulo V: San Ciprián (varios días)

  1. Pingback: A Mariña Lucense ’09 – Capítulo VI: Viveiro y Estaca de Bares (Día 6) | Edu & Eri Viajes

  2. Es un pueblo hermoso d la marina se puede decir q el mas bonito. Pero es un a pena q no este explotado en sentido natural m chisimo mas. Es un pueblo q admite poder disfrutar de muchas mas cosas pero no hay nadieq lo sepa hacer y eestaría muy bien q alguien valiente hechara un ojo al mismo, lo estudiara y lo hiciera. Animo a ese valiente. Yo no lo hago por falta de economía no de ganas. Pero si m ofrezco para ello. Animo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *