A Mariña Lucense ’09 – Capítulo III: Foz, Ribadeo y la Playa de las Catedrales (día 2)

A pesar de que los primeros días de unas vacaciones familiares suelen ser para descansar, esta vez nos fuimos a hacer una excursión el segundo día entero… ¡Pero había un motivo! Eso sí, os lo contaremos más adelante. El caso es que cogimos el coche bien prontito y nos fuimos a recorrer la zona oriental de A Mariña Lucense, siempre sin perder de vista la costa.

Lo primero que hicimos fue ir al término municipal de Foz, uno de los sitios más turísticos de A Mariña -aunque cuando aquí se dice “turístico” que nadie piense en Benidorm ni nada parecido a eso- ya que son varias las cosas que se pueden ver allí.

Así, tras un ratillo en coche desde nuestra casa, llegamos al popular Castro de Fazouro. Este enclave arqueológico es uno de los mejores representantes de la cultura castreña marítima, aunque es algo peculiar ya que está enmarcado en un promontorio “en primera línea de playa”. La visita es libre, sin horarios y gratuita, y aunque según los folletos turísticos parecía enorme es bastante pequeño: en media hora está más que visto. Hay varias plantas de pequeñas construcciones que están bien conservadas, y bastantes sitios en los que sentarse mirando al mar y disfrutar tanto del viento como de las preciosas vistas. Merece la pena.

A Mariña Lucense 09 A Mariña Lucense 10

A Mariña Lucense 11Hagamos un paréntesis. Aunque fuimos otro día -este no tocaba playa- hay que hablar de la bonita Playa Areoura, la cual estaba un poco antes del Castro viniendo desde Burela. Es una de las más turísticas ya que está bastante bien: resguardada, la arena es muy fina y en la parte alta hay un chiringuito. La pega es que es pequeña, por lo que dar paseos no es recomendable si no te quieres marear.

Dicho esto, volvamos a la excursión que estábamos haciendo ese día. Nuestro siguiente destino era la Capilla del Obispo Santo (en gallego, Bispo Santo), a la cual llegamos siguiendo las indicaciones por unas carreteras tortuosas en medio de las montañas. El edificio estaba cerrado, pero no por ello deja de ser precioso… ¡Y además con leyenda propia!

Leyenda del Obispo Santo
A Mariña Lucense 12Una vieja historia contada de abuelos a nietos dice que una gran flota vikinga, en el siglo XI, quiso desembarcar en las costas lucenses. No era la primera vez que esto ocurría, por lo que los habitantes de estas tierras sabían de las malas intenciones de los normandos, por lo que en la capital, Mondoñedo, el obispo Gonzalodecidió evacuar la ciudad y huir a los montes.Durante la huída los habitantes de Mondoñedo se fueron encontrando con los de otros pueblos que también huían. Al llegar al Alto da Grela, todos se quedaron asustados por la magnitud de la flota vikinga, ante lo cual el anciano obispo Gonzalo decidió ponerse a rezar. Los demás le imitaron, y de inmediato el cielo se nubló y se produjo una tempestad en el mar de tal calibre que los barcos empezaron a hundirse, sin ni siquiera poder huir.Desde ese día, para celebrar el milagro del Obispo Santo, se celebra una romería a la capilla que hay en ese mismo lugar.

Interesante, ¿verdad? Como ya decimos, el edificio estaba cerrado y no hubo manera de entrar. De todos modos seguimos nuestro camino, de nuevo por carreteras serpenteantes y alejadas de todo, hasta llegar a la Catedral de San Martiño. Este monumento nacional tiene la peculiaridad de que es la catedral más antigua de toda España de todas las que siguen en pie. La belleza del edificio no admite discusión, se observe desde un lado o desde otro. Merece la pena alejarse un poco del edificio por el parque que hay justo debajo para tener una buena perspectiva.

A Mariña Lucense 13 A Mariña Lucense 14

A Mariña Lucense 15Si se baja al parque que hemos dicho se puede contemplar la Fuente de la Zapata, también relacionada con Gonzalo (el Obispo Santo que “conocimos” un poco antes, en la capilla). En este caso, se dice que la fuente brotó por orden del prelado, y no solo eso: a su agua también se le atribuyen beneficios y propiedades de todo tipo. Nosotros teníamos sed y le dimos unos cuantos tragos, así que si es verdad eso mejor que mejor. La fuente como tal tampoco es la novena maravilla del mundo, pero siempre que vamos a un sitio nos gusta ver hasta el último detalle, así que hicimos la foto de rigor antes de entrar a la catedral.

La entrada a San Martiño es gratuita, aunque con lo bonita que es no nos hubiera importado pagar. El interior de este edificio románico está decorado con pinturas murales de los siglos XIV-XVI que se conservan perfectamente. No suele haber mucha gente visitándola, aunque sí más que en otros lugares de la zona.

A Mariña Lucense 16 A Mariña Lucense 17

Como en tantos otros lugares, hay que ir con mucha atención a los detalles: techos, capiteles, imágenes… La decoración, pese a no estar excesivamente recargada, es riquísima y llena de matices. Es un edificio pequeño, pero se puede pasar dentro un buen rato si uno se fija en las cosas. Además, hay varios “guías” dentro, que si bien no te hacen una visita guiada sí están dispuestos a contestar cualquier pregunta o contarte la historia del lugar.

A Mariña Lucense 18 A Mariña Lucense 19

De hecho, hablando con una de las guías nos contó que en ese momento estaba en marcha una iniciativa para convertir la Catedral de San Martiño en Patrimonio de la Humanidad, para lo cual tenían un libro de firmas enorme. Evidentemente nos unimos a tal iniciativa, pues quedamos encantados con la catedral, su conservación y los alrededores.

A Mariña Lucense 20 A Mariña Lucense 21 A Mariña Lucense 22

Una vez vimos la catedral seguimos avanzando hacia el este, aunque ahora buscando un sitio para comer. Al final lo hicimos en Asturias, y la verdad es que nos pusimos hasta arriba. Para bajar la comida, nada como un paseo por nuestro siguiente destino, Ribadeo. Esta localidad de poco más de 10000 habitantes es la última de A Mariña antes de pasar a Asturias, y es uno de los núcleos más visitados de la zona.

A Mariña Lucense 23Ribadeo es, además, el lugar donde nació José María Alonso Trelles y Jarén, más conocido como “El Viejo Pancho“, un escritor que vivió entre el siglo XIX y el XX. Emigró a Uruguay, donde alcanzó una gran popularidad con sus poesías de temática rural. Tanto el pueblo lucense como el país sudamericano están muy orgullosos del poeta, y en 1957 -el centenario de su nacimiento- el Estado uruguayo regaló a la localidad gallega un busto del poeta que está en la Plaza de España, que no solo es el centro del pueblo sino el mejor lugar para dejar el coche y empezar la visita.

Además, ahí está la Oficina de Turismo, donde pudimos conocer a la persona más antipática, borde y desagradable de toda Galicia: una guía de turismo amargada que combinaba a la perfección un carácter prepotente con una tremenda ineficacia a la hora de realizar su trabajo. De verdad, no merece la pena ir allí, pues en lugar de información para visitar la ciudad os llevaréis un buen cabreo y ganas de iros a otro sitio.

Hecho este inciso, volvamos al buen rollo y a nuestra visita a Ribadeo. En la Plaza de España hay varios edificios a tener en cuenta. El de más “renombre” es la Torre de los Moreno, un edificio cuyo elemento más destacado es la torre -y por eso se conoce el edificio entero como “torre”-. A pesar de haber sido construida a comienzos del siglo XX, esta casa de indianos de estilo ecléctico es el auténtico símbolo de la localidad. Justo a la derecha está el Ayuntamiento, que representa la arquitectura típica de estos edificios en la zona. Y por último, también a la derecha está el Edificio de la Aduana, del siglo XVIII, que nos recuerda que hace un tiempo Ribadeo era un núcleo económico de primer orden.

A Mariña Lucense 24 A Mariña Lucense 25 A Mariña Lucense 26

Hay algunas cosas más en la plaza, pero decidimos caminar un poquito. En este caso, lo que hicimos fue bajar hacia la zona del puerto y el paseo marítimo. Hay varias maneras de ir, ya sea por la Calle Ibález, la Calle Trinidad… el caso es llegar al mar. En la parte baja hay varios lugares en los que tomar algo, se puede pasear entre los barcos, dar un paseo y alguna cosilla más.

A Mariña Lucense 27 A Mariña Lucense 28

De todos modos, aún quedaban cosas por ver y no estuvimos mucho rato por allí, aunque algunos se quedaron abajo a la espera de que les buscásemos con el coche. Subiendo por la Calle Antonio Otero hay un par de cosas interesantes: la Capilla de San Francisco de Asís, del siglo XIX, y la Casa da Xuventude, muy bonita y con un jardín que también merece la pena. Lo malo es que las cuestas son matadoras, y aunque al bajar no se notaba mucho la subida se hizo muy pesada… ¡¡y más aún teniendo que volver a mitad de camino porque las llaves estaban abajo!!

A Mariña Lucense 29 A Mariña Lucense 30

Al final, en Ribadeo todo empieza y acaba en la Plaza de España. Allí, aparte de los edificios civiles que os hemos enseñado al principio, también estan la Iglesia Parroquial y el Monasterio de Santa Clara. Pasamos a éste último con la intención de comprar dulces, pero no los hacían. Además, había que ir dejando el pueblo por una cuestión de tiempo, ya que si no nos dábamos prisa no podríamos ir a ver nuestro siguiente destino.

A Mariña Lucense 31 A Mariña Lucense 32 A Mariña Lucense 33

Al principio os hemos dicho que había un motivo para hacer la excursión tan pronto. Ese no era otro que las mareas, pues para hacer la siguiente visita hay que mirar cuando va a estar la marea baja (en la información práctica tenéis un enlace a ello) o de lo contrario no se podrá ver entero. Y es que para ver la famosa Playa de las Catedrales o Playa de As Catedrais hay que ir con marea baja, ahora veréis por qué.

Este Monumento Nacional, conocido antaño como Playa de Augas Santas, está en el término municipal de Ribadeo y es el principal polo turístico de la región. Se trata de una zona rocosa que ha sido modelada caprichosamente por el mar, dejando formas espectaculares que se han formado por la misma erosión que con el paso del tiempo las destruirá. Como ya hemos dicho, solo se puede visitar en bajamar -dos veces al día-, y para que nadie se preocupe hay gente de Protección Civil que indica a los turistas si el agua está subiendo o si queda poco tiempo.

A Mariña Lucense 34 A Mariña Lucense 35

Nosotros llegamos con todo el tiempo del mundo por delante, así nos pusimos a investigar: nos metimos en cuevas estrechas, vimos pequeñas lagunas donde el agua del mar queda estancada, nos quedamos alucinados con la cantidad de pequeños mejillones y percebes que hay pegados a las rocas… Eso sí, a pesar de ser una zona rocosa no está todo lo resguardada que cabría esperar, y el viento no deja de soplar con fuerza en ningún momento.

A Mariña Lucense 36 A Mariña Lucense 37 A Mariña Lucense 38

A mitad de playa hay que superar unos cuantos obstáculos, pero sin mayor problema. Que nadie se quede atrás por no superar esta zona, ya que lo mejor está justo después. La visita es impresionante, aunque da un poco de pena: las cosas más bonitas son precisamente a las que menos tiempo les queda para derrumbarse. De todos modos es un lugar mágico, y a pesar de estar bastante masificado sigue sin ser comparable a la cantidad de gente que se podría encontrar en Andalucía o la Comunidad Valenciana.

A Mariña Lucense 39 A Mariña Lucense 40

A pesar del viento y de que algunas balsas de agua estaban muy frías por estar dentro de las cuevas, vimos a más de uno -y más de dos- aprovechando para darse un chapuzón. Para nosotros era el segundo día y aun no estábamos acostumbrados, pero cuando ya llevábamos 10 ó 12 días en A Mariña habíamos superado al clima y nos podríamos haber dado un baño sin problemas.

A Mariña Lucense 41 A Mariña Lucense 42

A Mariña Lucense 43Aunque llegar a la Playa de las Catedrales es un poco complicado -sí, está señalizado cómo llegar, pero eso no quita algún que otro atasco, problemas para aparcar y carreteras no muy buenas- salta a la vista que es algo imprescindible si se está cerca de A Mariña Lucense. Además, a pesar de que como ya hemos dicho lo más característico son los arcos, hay muchas otras formaciones que son muy vistosas, aunque para ver algunas haya que mojarse los pies. Aquí se puede ver a las hermanas de Edu trabajando en equipo: una mojándose y otra dirigiendo.

A Mariña Lucense 44Pues eso, estamos ante una visita recomendada al 100%. A Mariña Lucense oculta muchos encantos, y aunque este es el que menos se esconde -incluso hay cadenas de emails con fotos del lugar- no por ello hay que dejar de visitarlo. La imagen que veis a la izquierda se corresponde con el último tramo accesible a pie y sin jugarse la vida -al final hay gente de Protección Civil que te impide el paso-, y a su vez es el más espectacular: nada más y nada menos que tres arcos se alinean ofreciendo una imagen increíble. Como se puede ver, no mentíamos al decir que merecía la pena avanzar.

A Mariña Lucense 45En definitiva, aunque este día tuvimos que sacrificar la playa lo hicimos en pos de conocer un montón de cosas preciosas. Los próximos días habría bastante más relax, pero aún nos quedaban muchas cosas por ver en A Mariña Lucense. Por cierto, hay otro tramo de la Playa de las Catedrales justo en el otro sentido, pero ya estábamos cansados y la marea empezaba a subir… ¡Ya lo veremos en otra ocasión!

Capítulo IIVolver a A Mariña Lucense ’09Capítulo IV

4 pensamientos en “A Mariña Lucense ’09 – Capítulo III: Foz, Ribadeo y la Playa de las Catedrales (día 2)

  1. Pingback: A Mariña Lucense ’09 – Capítulo IV: Burela (varios días) | Edu & Eri Viajes

  2. Me ha encantado vuestro articulo y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

  3. Soy guía turística y he leído lo que dices sobre la O de ribadeo y la persona que lo atiende.creo que se nota tu cariño a Galicia, pero nunca se debe juzgar una oficina sin al menos haberla denunciado pues es dinero de todos con lo que se pagan todos los servicios y hay gente muy válida. El primer contacto que debe tener un turista o viajero es la OI TURISMO, y es bueno para el pueblo que cumpla con su trabajo.pero con tu comentario es muy muy posible que las personas ni se acerquen a comer un folleto, porque las o fin hace una labor de información y también ponen en contacto a empresas pequeñas de la zona con el viajero, desde un hotel un lugar don de comer. Y son o deben ser la imagen de ese pueblo. Si no es así o no ha sido así reclamas y se lo dices alomejor le abres un poco la luz de su función. Pero no perjudique a un pueblo entero quizás alguien ha pasado por ahí, y ha leído tu blog y se lleva una imagen negativa de la gente de aquí. Gracias. Soy de Ribadeo pero vivo e San Sebastián,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *