A Mariña Lucense ’09 – Capítulo II: Rúa (Cervo), nuestro campamento base (varios días)

Como ya hemos dicho, si seguís leyendo estos capítulos descubriréis una de las zonas menos conocidas de España… ¡Y merece la pena! Pero antes de entrar en materia, queremos enseñarnos cual fue nuestro “campamento base” durante la estancia en A Mariña Lucense: una casa increíble en Rúa. Esta parroquia es una de las seis que tiene Cervo, una localidad de 5000 habitantes más o menos. La casa tenía cinco habitaciones, más que de sobra para los que íbamos (nosotros dos, por supuesto, más las hermanas y los padres de Edu -cuñadas/suegros de Eri-). Aparte, varios baños, cocina, salón y varias cosas más… Vamos, que el espacio no era un problema.

A Mariña Lucense 01 A Mariña Lucense 02

A Mariña Lucense 03Como hemos dicho la casa estaba en Rúa, lo cual significaba no solo estar en medio del monte sino además metidos en un bosque de eucaliptos. Nuestro alojamiento pertenecía a una parroquia con unas pocas casas, todas ellas -la nuestra incluido, por supuesto- con grandes parcelas y huertas. La señora de la casa nos dio permiso para coger cosas, así que estuvimos quince días comiendo verduras auténticas y no de esas que venden en el Carrefour. También hubo algún momento para jugar al fútbol, pero en general estuvimos poco fuera de la casa por la temperatura.

Eso sí, que nadie piense que allí siempre hace malo. Hubo gran mayoría de días veraniegos, lo cual ayudó para que utilizáramos al máximo la barbacoa de la casa. Estaba en el garaje, junto a un merendero en la parte de detrás, y fueron varios los días en los que le dimos bien a las costillas, la panceta o los chorizos criollos. La última barbacoa la hicimos en Navarra, y tal como os contamos no quedó muy allá, por lo que aquí nos hemos desquitado y hemos hecho barbacoas sin ningún pero.

A Mariña Lucense 04 A Mariña Lucense 05

Otra cosa buena de establecer el campamento base en medio del monte fue que estábamos en contacto directo con la naturaleza -algo a lo que, siendo madrileños, no estamos habituados-. Todas las mañanas nos venían a visitar unas vacas a las cuales recibíamos con hojas de lechuga, y el vecino -con el cual hicimos amistad, y de hecho cuando nos fuimos nos regaló una botella de miel hecha por él mismo y una pieza de cerámica de Sargadelos- tenía un burro al que solíamos ir a llevar zanahorias. El animal se ponía tan contento que rebuznaba simplemente con nuestra presencia.

A Mariña Lucense 06 A Mariña Lucense 07

A Mariña Lucense 08Al ser unas vacaciones familiares, las noches eran bastante tranquilas… en teoría. Al final, a pesar de estar en un sitio bastante remoto, teníamos muchas cosas que hacer: ver las estrellas -impresionante el cielo lucense-, jugar interminables partidas al Risk, ver la TV… Vamos, que aburrirnos no nos aburríamos, y de hecho apetecía estar todos juntos ya que a lo largo del año no tenemos tantas oportunidades para estar en familia. Además, como los días eran muy moviditos -ya fuera en forma de playa o de excursiones- solíamos estar bastante cansados y el calorcito de la casa era algo que no se podía rechazar.

Capítulo I Volver a A Mariña Lucense ’09Capítulo III

Un pensamiento en “A Mariña Lucense ’09 – Capítulo II: Rúa (Cervo), nuestro campamento base (varios días)

  1. Pingback: A Mariña Lucense ’09 – Capítulo III: Foz, Ribadeo y la Playa de las Catedrales (día 2) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *